Casi medio siglo en el aire: un homenaje a la radiofonía local

Mañana se celebra el Día de la Radiodifusión Pilarense. Se recuerda la transmisión inicial, en 1964, a través de Radiodifusora Impulso. Los nombres que hicieron y siguen haciendo la historia.
domingo, 2 de octubre de 2011 · 00:00

 

Liliana Forte y Roaldo Barbesini, en el estudio de Radiodifusora América.

 

por Alejandro Lafourcade a.lafourcade@pilaradiario.com

 

Compañía irremplazable en gran cantidad de hogares, la radio es quizás el medio de comunicación más querido y entrañable. En Pilar, sus inicios tienen una fecha definida: 3 de octubre de 1964, día en que se realizó la primera transmisión local. Desde hace poco más de una década, el 3 de octubre ha sido decretado “Día de la Radiodifusión Pilarense”, como homenaje a aquellos pioneros y a las emisoras que a través de los años se convirtieron en un familiar más.

“A mediados de los ’60, las únicas AM que podían escucharse en el distrito eran las provenientes de la Capital Federal. Por aquel entonces, el Consejo Nacional de Radio y Televisión (CONART) consideraba que con eso era suficiente”, explica Guillermo Dolera, uno de los iniciadores. Sin embargo, en algunas ocasiones otorgaba permisos temporarios para que los municipios pudieran cubrir sus fiestas populares.

Así, en el marco de las Patronales de 1964, un grupo de jóvenes se decidió a insistir en la concesión de una de estas licencias: el mencionado Dolera, Miguel Murad, Reinaldo Sapucci, Jorge Roncoroni, Vicente Zucca, “Beto” Pinheiro y José Pérez fueron algunos de esos “locos de la azotea” autóctonos.

Ese fue el nacimiento de Radiodifusora Impulso, cuya corta vida abarcó del 3 al 12 de octubre de ese año, transmitiendo desde el primer piso del Club Atlético. Se le asignó la sigla LT 20, una frecuencia de 1440 kilohertz y una potencia de 100 vatios. Su eslogan fue “Acompaña, educa, entretiene, informa”, objetivos que cumplió con creces.

 

Orígenes

En conversación con El Diario, Reinaldo Sapucci recuerda que “efectivamente, como decía el CONART, las emisoras nacionales llegaban con buena sintonía, pero no se interesaban por lo local. Después de insistir, logramos esos diez días”.

El período alcanzó para, por ejemplo, transmitir parte del show de Héctor Varela, cubrir la llegada en helicóptero del gobernador Anselmo Marini (que bajó en la vieja cancha de Atlético) y transmitir la 1º edición de la Fiesta de la Flor, en Escobar. Sobre este evento, “Beto” Pinheiro –quien ofició de operador- comenta que “llovía torrencialmente, pero igual hicimos el enlace en vivo. En esa época, era una proeza”.

Sapucci afirma que “la gente quería que nos quedáramos, tuvo una recepción fabulosa. Aunque después los hechos superaron lo que nosotros queríamos, con la explosión de la FM”.

Fueron diez días únicos, en los que Pilar al fin había logrado tener una radio propia. Muchos vecinos se sumaron a la movida, como el intendente Andrés “Yayo” López o la docente Edith “Chichita” Fortez, quien dio una mano como locutora. Radiodifusora Impulso tuvo una vida corta pero dejó una huella imborrable.

 

Años dorados

También a principios de los ’60, Roaldo Barbesini fundó una emisora que pasó a la historia: Radiodifusora América. En sus primeros tiempos, se emitió a través de una serie de altavoces instalados en el centro de la ciudad, algo impensado hoy en día.

Pero, en 1969, una reglamentación sobre ruidos molestos ya no permitió el funcionamiento de los altavoces, por lo que los propietarios –en ese momento Barbesini compartía la emisora con Omar Gómez- eligieron transmitir por un sistema de circuito cerrado. Así, hasta su último día América se oyó por medio de aparatos receptores ubicados en las casas y comercios, conectados con la emisora por un tendido de cables. Sus primeras locutoras fueron Liliana Forte y Gladis Mendoza, y en 1972 la radio protagonizó un hecho sin precedentes, al organizar un maratón de 24 horas de transmisión, a beneficio de la Guardería Municipal.

Radiodifusora América apagó su voz en diciembre de 2007, tres años y medio después de que falleciera su creador. Su nombre está indudablemente asociado al del inolvidable Roaldo Barbesini.

 

El boom

A partir de la segunda mitad de la década de 1980, la FM “invadió” el dial, y Pilar no fue la excepción. Uno de los impulsores en la zona fue Héctor Maggiani, con FM Estudio 2, con influencia en Del Viso y La Lonja.

En la localidad cabecera del distrito, en marzo de 1987 nació FM Pilar 103.9, de la mano de Fabio Gómez. “Transmitimos durante tres años en Martitegui y Lauría –recuerda Gómez, en la casa de Hugo Romani. Luego se trasladó a la galería Lonquimay –donde hoy está la peatonal-, para salir durante tres años más, hasta que un robo de los equipos transmisores obligó a cerrar las puertas”.

Gómez afirma que FM Pilar “era una radio comunitaria en serio, además pasábamos música en español, casi nunca en otro idioma. En aquel momento casi no había radios acá, era toda una novedad”.

El 8 de julio de 1988, Guillermo Dolera –aquel pionero de Impulso- le dio vida a FM Plaza 92.1. En 1997, con la llegada de El Diario Regional, al poco tiempo se fusionó con el periódico para darle forma al multimedio. El programa más añejo de la emisora es “Encuentros en familia”, conducido por Alberto Marzano, al aire desde 1989.

Otro “histórico” es Rodolfo Vega, quien arribó en 1995 para hacer un ciclo los sábados y domingos de 13 a 15. Un par de años más tarde llegó “El crepúsculo”, su programa emblemático. “Es un placer hacer radio –expresa- es parte de mi vida y de mis sueños. Es una forma de comunicarme con el mundo, de debatir aquellos interrogantes que tengo y que todos tenemos, y hacerlo de manera pública. Además, compartir la música me da mucho placer”.

Por su parte, Luisa Dicorato comenta que “llegué en el 2000 para hacer ‘La Mañana’, del que ya van 12 temporadas. La experiencia es maravillosa”. Luisa ansía “que el oyente sienta que en la radio hay una persona amiga, que le puede dar una mano en lo que necesite, y creo que la gente lo toma de esa manera”. Un hito de la radio es el ocurrido en 2002, cuando un maratón solidario de 48 horas recaudó nada menos que 11 toneladas de alimentos.

De Dolera y sus amigos a los “modernos” de la FM, de los parlantes de Barbesini a la radio a través de Internet, las emisoras locales han acompañado a los vecinos desde hace casi medio siglo. Vaya, entonces, un homenaje a la vieja y querida radio pilarense.

Comentarios