Cartoneros lanzaron un particular emprendimiento en Derqui

Montaron puestos de venta callejera. Ofrecen artículos que encuentran en sus recorridas o que les donan los vecinos. Hay ropa, juguetes, aparatos electrónicos y hasta antigüedades restauradas.
viernes, 14 de mayo de 2010 · 00:00

Los cartoneros montan sus puestos todos los sábados en la estación Toro.

 

Hace poco más de un mes que un grupo de cartoneros montó puestos de venta de productos usados en el pasaje de la estación Toro del ex ferrocarril Urquiza, actual “Estación del Encuentro”.

Los sábados de 8 a 19 exponen los distintos y hasta exóticos elementos que levantan en sus recorridas por el barrio porteño de Chacarita.

“Vendemos todo esto porque es una entrada más para nuestras familias. Todo lo que tenemos en los puestos nos lo da la gente del barrio donde nosotros cartoneamos. Hay buena onda con esos vecinos y ven que tenemos familias numerosas y así nos ayudan dándonos mercadería para vender. Hay muchas cosas en buen estado, y las que no, las reparamos para después venderlas”, contó uno de los integrantes del proyecto.

El trabajador dejó en claro que lo de ellos no se trata de una feria callejera, ya que algunos comerciantes de Presidente Derqui, apoyados por la SCIPA de Pilar, habían rechazado su instalación por considerar que se trataría de una competencia desleal.

“Con esto no buscamos problemas con nadie. Somos todos cartoneros, estamos acá para trabajar y para llevar un mango más, y no para competir con nadie”, dijo uno de ellos disipando cualquier duda.

Juguetes, ropa y hasta artículos electrónicos son ofrecidos para que los vecinos de Derqui puedan comprar algo a muy buen precio. Los puesteros, unos diez, son vecinos de los barrios Monterrey, Toro y El Triángulo, en su mayoría padres de familias numerosas y sin empleo fijo.

Toda la mercadería es exhibida en mesas colocadas al costado del camino que une los andenes de la ex estación Toro con la Avenida de Mayo. Y allí mismo se puede ver cómo algunos artículos son refaccionados, arreglados y puestos en excelentes condiciones para ser vendidos.

“Invitamos a los vecinos para que vengan a ver lo que ofrecemos. Con lo que vendemos llevamos un plato de comida a nuestras casas, es como una changa. Esperamos que no haya problemas con nadie y si es necesario hablaremos con las autoridades que corresponda” comentó otro puestero ante la inquietud que les genera una potencial protesta de los mismos comerciantes de Derqui que no quisieron una feria en la ciudad.

Los vendedores asisten en la medida de sus posibilidades, si no, el puesto queda cerrado. Hay días que van cuatro, y otros seis, de acuerdo a lo que necesiten. Pero se mueven en bloque a la hora de tomar decisiones. Como por ejemplo la de sumar nuevos puestos al espacio.

Por el momento no piensan en armar una cooperativa porque el emprendimiento es incipiente y se están conociendo, pero a futuro seguramente deberán agruparse en una institución para trabajar legalizados.

Comentarios