Vecinos del barrio Tropiano se resisten a los cambios en las calles

Pretenden fijar un sentido para Martitegui, Costa, Martignone y Vergani. Es para ordenar el tránsito. Pero los frentistas prefieren que todo siga igual.
miércoles, 7 de abril de 2010 · 00:00

La serie de cambios en algunas calles del centro que propone el concejal Miguel Saric no ha tenido una buena recepción entre los vecinos del barrio Tropiano, según pudo constatar El Diario al consultar a varios frentistas de la zona. La medida, que tiene como objetivo lograr un mejor ordenamiento del tránsito, será tratada en la próxima sesión del Concejo Deliberante.

Pero, hasta el momento, la iniciativa no ha sido bien recibida en el barrio Tropiano. Alberto Parodi, que vive en el barrio desde hace 57 años, reconoció que “me conviene que siga como hasta ahora. Vivo sobre Martignone y es más cómodo que la calle sea doble mano”. Sin embargo, indicó que “si se aprueba el cambio, uno no se puede oponer, tampoco es algo malo. Me conviene que siga así, pero si es para bien habrá que aceptarlo”.

El hombre agregó que, conduciendo a pocas cuadras de su casa “casi choco dos veces con autos que venían en contramano, en la calle Moreno, que hace años que tiene un sentido definido. Por eso, va a haber que trabajar mucho en la cartelería si quieren implementar esto”.

Federico Schlosser, que vive en el barrio desde apenas un año menos que Parodi, señaló que “uno está acostumbrado a ir y venir por las mismas calles, por eso se resiste al cambio. Si se aprueba, los carteles y las indicaciones van a ser muy necesarias”, expresó coincidiendo con su vecino.

En una verdulería ubicada en Martignone y Mendoza, Omar Parodi opinó: “Me parece mal, las calles deberían quedarse así como están, después de tantos años”. Además, añadió que al local “se acerca gente para preguntar, porque se confunde en las calles que cambian de nombre bruscamente, como Mendoza y Chacabuco, o Juan Manuel de Rosas”. Asimismo, Parodi expresó que “se quejan del tránsito, pero dejan instalar un shopping en pleno centro, es igual que seguir manteniendo el hospital y la terminal adonde están”.

La nota completa, en El Diario del jueves.

Comentarios