#Marcaron2015 El horror puertas adentro

El 2015 cierra con cuatro mujeres asesinadas por sus ex parejas, brutales crímenes y abusos contra menores. Los sistemas de contención a las víctimas siguen fallando.

miércoles, 23 de diciembre de 2015 · 00:00

 por Celeste Lafourcade

c.lafourcade@pilaradiario.com

En el año en que la marcha “Ni una menos” en contra de la violencia de género reunió a unas 200.000 personas frente al Congreso y a otras 1.500 a nivel local, Pilar engrosó su lista de femicidios con cuatro casos.

Tres de ellos fueron cometidos luego de la multitudinaria manifestación y hay constancia de que los sistemas de contención y resguardo de las víctimas fallaron, dado que las mujeres realizaron las correspondientes denuncias. Pese a cumplir con los pasos que establece la ley para estas situaciones, no pudieron impedir ser asesinadas.

El más resonante a nivel mediático fue el que tuvo como protagonista al empresario Gustavo Farré  y a su ex mujer Claudia Schaefer, el 22 de agosto en el country Martindale.

El caso cuenta con todos los condimentos de una novela policial: un lujoso barrio cerrado como escenario y un matrimonio de excelente pasar económico que solía codearse con el jet set, que termina con un sangriento asesinato.

No obstante, detrás de la aparente felicidad se escondía una historia de violencia de género. La solicitud del divorcio fue iniciativa Schaefer, que llegó a denunciar a su marido por maltrato días antes de ser asesinada.

Sin embargo, nada alcanzó para detener a Farré que apuñaló a la madre de sus tres hijos mientras ella recogía sus cosas del vestidor de la casa que compartían los fines de semana.

 

Sin red

 

El de Belén Morán, ocurrido el 29 de julio, es un caso testigo de las fallas del sistema que debería contener a las víctimas. La joven de 23 años, mamá de una nena de 5, había realizado reiteradas denuncias por violencia en contra del padre de su hija, Sebastián Moreno, que pese a tener un perímetro de restricción de 500 metros para no acercarse a la joven, terminó apuñalándola en plena calle.

Cuatro días después, el asesino fue capturado por la policía. Sin embargo el calvario no terminó para la mamá de Belén, que sigue denunciando amenazas por parte de los allegados a Moreno.

El caso más reciente tuvo lugar el 24 de noviembre con el hallazgo del cuerpo de la joven pilarense Daniela Rutherford (23 años, mamá de una nena de 6) degollada en un departamento de Paso del Rey donde habitaba su ex novio, Alan Viale, hijo del ex espía de la Side Pedro “Lauchón” Viale. Como en los casos anteriores, la joven había denunciado a su pareja a fines de julio por amenazas y violencia de género. El presunto asesino fue detenido días después del crimen.

El barrio de San Alejo también fue testigo de un brutal femicidio el 21 de mayo cuando Sergio Alves Da Silva de 26 años asesinó a su pareja, Flavia Jaime, de 35 para luego ahorcarse en la vivienda que compartían.

Víctimas silenciosas

Según estadísticas de la dirección de Niñez y Familia, en Pilar, unas 1.500 mujeres al año denuncian situaciones de violencia familiar, de las cuales el 40% corresponden a agresiones por parte de sus parejas. Y en este contexto, los niños no son ajenos a esta realidad.

Si de violencia infantil se trata, el 2015 también fue un año para el olvido. El caso de Milagros, una beba de 2 años de Villa Astolfi que fue golpeada, torturada, violada y asesinada por su padrastro el 10 de junio se convirtió en el hecho más espeluznante de maltrato contra menores de los últimos años. El asesino terminó ahorcándose en su celda dos días después de ser apresado y su madre fue detenida por abandono de persona.

Un caso similar ocurrido en 2013 tuvo como protagonista a Yanina González, cuya hija fue asesinada a golpes por su pareja. La joven, que padece un retraso madurativo, fue acusada por abandono de persona y absuelta en marzo de este año.

El episodio más reciente tuvo lugar días atrás en Manzanares cuando se halló en la heladera de una casa el cuerpo sin vida de un bebé recién nacido. Su madre de 22 años ocultó el embarazo y la autopsia reveló que el niño nació vivo y murió por asfixia.

Como una arista más del espiral de violencia doméstica aparecen los casos de abuso sexual a menores. A la detención de una pareja acusada de prostituir a su hija de 8 años en Villa Astolfi a cambio de dinero y mercadería, se le suman a dos casos de violación contra niñas de 10 y 11 años en Villa Rosa, en ambos hechos los agresores eran cercanos al grupo familiar y fueron detenidos. Y en el mes de septiembre un caso de violación conmocionó al barrio Monterrey cuando una joven de 15 años fue abusada por su padrastro, que terminó ahorcándose al ser descubierto.

Por último, en Del Viso se vivió otro caso de terror cuando un joven asesinó a su madre y padrastro e hizo desaparecer los cuerpos, cuyos restos siguen sin aparecer. También detuvieron a su media hermana y pareja, aunque luego fue liberada por falta de méritos. 

 

Inexplicable

La expresión más aberrante de la violencia social es tal vez la que tuvo lugar en abril cuando Leonardo Peralta de 13 años, fue asesinado a golpes por una patota de jóvenes de 14 y 16 años cuando se dirigía a una iglesia de Villa Verde.

Y si de violencia familiar se trata, un hecho sin antecedentes en la historia de los policiales locales ocurrió en septiembre en Del Viso: dos hermanastros fueron acusados de matar y descuartizar a sus padres, escondiendo los restos en bolsas de residuos. El joven, Leandro Acosta, sigue detenido mientras que la mujer Karen Klein, fue liberada en octubre último. 

 

Más víctimas

La violencia extrema ejercida por la mujer también se hizo visible en dos oportunidades. A principios de junio en el barrio Toro de Presidente Derqui, Priscila Denis de 20 años asesinó de una puñalada en el cuello a su pareja Germán Valori de 23, en medio de una acalorada discusión, situación frecuente según el aporte de testigos.

En tanto que en el mes de agosto Agustina Irala asesinó a su marido y padre de sus dos hijos, Walter Raúl Álvarez Ruiz, de una puñalada en la espalda en medio de una feroz golpiza de la que estaba siendo víctima en su casa del barrio La Escondida de Derqui., terminó asesinándolo de una puñalada en la espalda.

 

 

Comentarios