Cayeron las ventas y anticipan un año difícil para el comercio

Lo afirman desde la cámara del sector. En enero, las ventas disminuyeron un 1,6%. Por la incertidumbre y falta de financiación, admiten que la retracción en el consumo puede acentuarse.
viernes, 7 de febrero de 2014 · 00:00

Protagonistas excluyentes del corto recorrido que lleva el 2014, los precios y sus aumentos no logran escapar a las charlas cotidianas de economistas, comerciantes y ciudadanos de a pie. En este contexto invadido por porcentajes, números y cotizaciones, el comercio en Pilar comenzó a sentir los primeros coletazos de una retracción en el consumo.

En el primer mes del año, las ventas en el comercio local cayeron un 1,6%, respecto a enero de 2013, según los datos relevados por la Sociedad de Comerciantes, Profesionales y Afines de Pilar (SCIPA).

Para realizar el sondeo se tomaron en cuenta seis rubros preponderantes del comercio céntrico: juguetería, alimentos y bebidas, indumentaria, bazar y regalos, golosinas y ferretería.

Entre ellos, fueron indumentaria y ferretería los que registraron caídas más pronunciadas. En el primer caso, la baja se ubicó en el 4,2% en tanto que el segundo cayó un 6,2%. En tanto que la venta de golosinas se retrajo un 4% y el rubro bazar y regalos disminuyó un 1%.

 

Los únicos rubros que registraron alzas fueron alimentos y bebidas, donde el crecimiento fue del 1,3% y juguetería cuyo crecimiento fue el más acentuado, ubicándose en el 4,5%. Hay que destacar que por corresponder al mes de enero el relevamiento incluyó las vísperas del día de reyes, una de las fechas anuales donde mayor cantidad de ventas de juguetes se registran. 

Cabe aclarar que, tal como explicaron desde SCIPA, el sondeo toma como valores de referencia las unidades vendidas por el local comparadas con el mismo mes del año anterior y no así la facturación, dado que por la inflación el dinero que ingresó en concepto de ventas a los locales en la mayoría de los casos, superior al de hace 12 meses.

 

¿Precios cuidados?

A la hora de analizar la evolución de los precios durante los primeros 30 días del año, Daniel Castro, presidente de SCIPA, reconoció que hubo incrementos aunque relativizó la responsabilidad de los comerciantes.

“Ellos al momento de vender tienen que tener en cuenta el valor de reposición, porque de lo contrario tienen que poner plata de su bolsillo para poder recomprar el producto”, explicó el contador.

En cuanto a la influencia que tiene sobre el comercio local el acuerdo de precios que el Gobierno nacional estableció con las grandes cadenas de supermercados y electrodomésticos, Castro señaló que “lo tienen como precio de referencia pero en realidad todos llaman al proveedor para saber cuánto va a aumentar en la próxima reposición y en base a eso se calcula el precio”.

Por este motivo, en medio de un mar de incertidumbre, el titular de SCIPA aseguró que “la semana pasada los comerciantes decidieron vender lo justo y necesario por no saber cuánto le iba a costar volver a tenerlo en la góndola”.

Así, esto se tradujo en escasez de liquidaciones y promociones, habituales en esta época del año.

 

Tendencia nacional

La baja en las ventas locales está en línea con la misma tendencia registrada a nivel nacional, incluso más acentuada -del 3,8%-, según la información aportada por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Según la entidad, la retracción en las ventas minoristas está relacionada con la precaución de los consumidores ante la incertidumbre que hubo sobre el rumbo de los precios o bien por pérdida del poder adquisitivo.

Entre los rubros que de acuerdo a los relevamientos de la entidad registraron más aumentos aparece “juguetería” con un incremento del 4,8%, en tanto que “inmobiliaria” es el que sufrió la caída más profunda, del 18,4%.

 

Enero en números 

1,6% cayeron las ventas en enero respecto al mismo mes del año pasado.

6,2% cayeron las ventas en ferretería

4,2% cayeron las ventas en indumentaria

4,5% crecieron las ventas en juguetería

1,3% crecieron las ventas en alimentos.

 

Un año difícil para el sector 

“Se vienen unos meses difíciles para el comercio”, anticipó el presidente de SCIPA, al analizar los números con los que arrancó el 2014.

El retroceso del consumo se explica, según el contador, en que “a la gente cada vez le alcanza menos la plata y en general el consumidor del centro de Pilar es un trabajador en relación de dependencia, de clase media o media baja”.

La suspensión de las financiaciones en 12 cuotas sin interés debido a la incertidumbre en torno a la evolución de los precios también es un escollo que los comerciantes deberán sortear.

“Se corta la cadena de financiación y eso también va a marcar un freno al consumo”, indicó Castro.

 

Comentarios