Los alquileres de verano no se mueven al ritmo esperado

Eran la esperanza de las inmobiliarias para tratar de salvar un año de parate. Las operaciones de compra-venta siguen frenadas. Solo se mueven los alquileres permanentes donde suben los precios.
 
domingo, 18 de noviembre de 2012 · 00:00

 

por Celeste Lafourcade c.lafourcade@pilaradiario.com

 

El mercado inmobiliario atraviesa uno de los años más críticos de las últimas décadas asociado con las restricciones para la compra de dólares. Con las operaciones de compra y venta prácticamente paralizadas, las fichas estaban puestas en los alquileres de verano. No obstante, pese a los pronósticos positivos y a un mes del inicio de la temporada, el movimiento es tibio.

“No hay tantas consultas respecto a otros años”, afirmó a El Diario el presidente de la Cámara de Martilleros de Pilar (CAMAPI), Nicolás Valdez.

Basado en su experiencia, el martillero aseguró que “la demanda también cayó porque ante la crisis la gente no quiere desviar el dinero y prefiere resignar placeres” y que “a raíz del parate mucha gente ha decidido quedarse en su casa”.

Así, de no revertirse la situación la temporada 2013 le pondría un freno al crecimiento sostenido que vienen desarrollando los alquileres en countries y barrios cerrados en detrimento de lo que sucede en los barrios abiertos, por cuestiones de seguridad. “Hoy el alquiler por temporada está circunscripto a los barrios cerrados y ese mercado ha crecido sobremanera en los últimos años”, detalló Valdez.

 

Por su parte, Laura Serrano propietaria de Serrano Ferreccio Propiedades aseguró tener “muy pocas consultas por alquileres por temporada” y las mismas “no son por un mes sino por días, para pasar las fiestas”. 

Las dificultades para conseguir dólares hacían prever que muchos de quienes eligen veranear en el exterior iban a volcarse al alquiler de una casa en Zona Norte. No obstante, la profesional recordó que “ahora hay muchas ofertas para viajar incluso en pesos y a precios muy convenientes”.

 

Precios

En cuanto a los valores, las fuentes consultadas coincidieron que un alquiler mensual durante la temporada de verano de una casa en un barrio cerrado arranca en 3 mil dólares y el precio puede elevarse a 8 mil en un country.

Estos números no tienen en cuenta las expensas y gastos asociados al mantenimiento de las viviendas que pueden elevar hasta en un 50% la cifra total.

Desde la inmobiliaria Rubica, en cambio, Darío Gaido recomienda a sus clientes cerrar las transacciones en pesos.

“Para que después no haya inconvenientes para ponerse de acuerdo recomendamos hablar en pesos”, indicó. En este sentido, anticipó que el alquiler durante el mes de enero de una casa en un barrio cerrado arranca entre 25 y 30 mil pesos.

 

Pensar en verde

“Es un año de mucho esfuerzo”, reconoció Serrano para agregar que “hubo una retracción muy grande en la venta de lo usado, tratamos de adecuarnos a las nuevas pautas cambiarias pero hay un clima de inseguridad jurídica”.

De acuerdo a los datos que se manejan en CAMAPI las operaciones de compra venta este año en Pilar “bajaron un 80%”, en tanto que en el último mes se redujeron “entre un 25 y un 30%” respecto al mismo mes del año pasado. En coincidencia con lo aportado por las inmobiliarias, Valdez explicó que las escasas transacciones que llegan a buen puerto lo hacen después de arduas negociaciones entre las partes con un dólar con “algún dígito por arriba de los 6 pesos”.

Así, los martilleros concordaron en que pesificar el mercado inmobiliario implicará pelear contra una historia basada en el dólar. “No es un cambio comercial, es un cambio cultural que va a llevar tiempo”, señaló Rodríguez.

“Es un poco difícil llegar a un entendimiento –continuó- y el precio que se toma depende de las partes, aunque generalmente se hace un promedio entre el dólar oficial y el paralelo y se toma a 5,80 pesos”, mientras que Gaido coincidió en que “es muy particular y depende del acuerdo entre las partes, hay gente que toma a 5,40”.

“El dueño –apuntó Serrano- lo pagó en dólares y quiere dólares y si aceptan pesos es al valor del dólar paralelo”, y agregó que las escasas operaciones que se cierran suelen terminar en un “mix” entre la moneda extranjera y pesos aunque el valor del dólar de referencia nunca es menor a 6 pesos.

Con este panorama, lo que mueve apenas tibiamente las agujas del mercado inmobiliario son los nuevos emprendimientos. “Los desarrollistas están más volcados a pesificar y cuando hay que indexar toman el índice de la construcción, lo poco que se vende son emprendimientos desde los pozos”.

 

 

Aumentaron un 20% este año
Los alquileres siempre en alza

“Son un parámetro de la crisis, cuanto más aumenta la demanda de alquileres más bajan las ventas”, explicó Nicolás Valdez, presidente de la Cámara de Martilleros de Pilar.

Así, la demanda de alquileres en Pilar –siempre en alza- se vio acrecentada en el último año y con ella, los precios.

Según las fuentes consultadas, los valores de los alquileres crecieron en el orden del 20% el último año. Así, en un departamento de dos ambientes el precio arranca en 2.000 pesos y la cifra trepa a 3.000 o 3.500 si se trata de un dúplex con parrilla, sin contemplar las expensas. Si se trata de una vivienda en el centro de Pilar el precio se ubica entre 4.000 y 5.000. En un barrio cerrado la suma no desciende de 5.000 pesos más expensas.

“Al retraerse el otorgamiento de créditos inmobiliarios, muchas parejas jóvenes optan por alquilar”, explicó Laura Serrano de la inmobiliaria Serrano Ferreccio. En tanto que Darío Gaido de Rubica apuntó que “el 70% de las consultas que tenemos son por alquileres”. “Muchos, para no malvender la propiedad optan por ponerla en alquiler”, señaló aunque aseguró que la oferta sigue siendo menor que la demanda situación que derivó en un incremento en los precios.

De todos modos, los valores también llegan para ponerle un techo a la demanda. En lo que se refiere a departamentos en el centro de Pilar “cuando llega a una franja superior a 2.500 no se alquila”, concluyó Alberto Rodríguez de R&R propiedades.

 

Comentarios