A los habituales problemas para conseguir nafta se sumó un paro

La medida fue para facilitar la adhesión de los trabajadores del sector a una movilización. La marcha tuvo como fin reclamar que mejoren las condiciones para los estacioneros.

miércoles, 7 de diciembre de 2011 · 00:00

 

Una estación cerrada, ayer, en Pilar.

 

Una medida de fuerza parcial que se llevó a cabo ayer por la tarde en las estaciones de servicio de Pilar, y del resto del Gran Buenos Aires y la Capital Federal, profundizó aún más los habituales problemas para conseguir combustible.

El cese de actividades que se inició a las 12 y se extendió hasta las 18 tuvo un acatamiento dispar en los surtidores pilarenses. El paro persiguió como principal finalidad facilitar que los trabajadores del sector participen de una movilización que partió ayer a las 15 desde la esquina porteña de 9 de Julio y Avenida de Mayo.

Por la mañana, el titular a nivel local de la Federación de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio y Garajes de la República Argentina (FOESGRA), Walter Acuña, explicó en diálogo con el programa Materia Prima que se emite por FM Plaza (92.1 mhz) las razones de la medida de fuerza.

“Es un cese de actividades, no un paro, en colaboración con los empresarios para que podamos llevar el reclamo frente a las oficinas de YPF y que la marcha pueda tener mayor convocatoria y adhesión. La medida no será total ya que atenderemos urgencias, patrulleros, bomberos, y ambulancias”, explicó el gremialista.

Además, sostuvo que el reclamo apunta a que finalmente se apruebe el “proyecto de ley de Hidrocarburos que siempre fue cajoneado, y que ahora fue aprobado en la Cámara de Diputados de la Provincia pero queremos que funcione en todo el país, a nivel nacional. El proyecto prevé muchas cosas pero lo más importante sería el abastecimiento total, que YPF vuelva ser del Estado, que las petroleras se retiren del mercado minorista porque compiten con las estaciones de servicios pymes y por eso se cerraron más de 2 mil estaciones de servicio en los últimos años y se perdieron más de 3 mil fuentes de trabajo”.

En tanto, Acuña destacó que esta lucha se da en sintonía con los empresarios para defender el empleo. “Luchamos para que las pymes sigan manteniendo las fuentes de trabajo; es una lucha en conjunto con los empresarios”, resaltó.

El sindicalista señaló además que el cese de actividades de ayer tuvo una adhesión del 80%. En Pilar, el Automóvil Club Argentino ubicado en ruta 8 y Avenida Tratado del Pilar expendía combustibles pero con largas colas y demoras.

Por su parte, en la YPF de las 5 esquinas (Moreno y Rivadavia) el expendio fue parcial, mientras que la Esso de ruta 25 y la Colectora Oeste de la Panamericana no comercializó combustibles durante la tarde de ayer.

 

Movilización

Por la tarde ayer, a partir de las 15, el sindicato de los trabajadores de estaciones de servicio se movilizó desde Avenida de Mayo y 9 de Julio por el centro porteño. En el marco de la protesta, el gremio de los empleados de expendio de combustibles entregó un petitorio y formalizó el paro de actividades que anunció para las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

La medida de fuerza, según comunicaron, es en reclamo por la renovación de los contratos de abastecimiento, por un aumento en las bonificaciones para pymes y en defensa de las fuentes laborales.

En un comunicado, FOESGRA precisó que la acción gremial se realizará los días 24, 25, 31 de diciembre y 1 enero. En tanto, la protesta de ayer –que contó con el respaldo también de la Federación de Empresarios de Combustibles (Fecra), la Confederaciónde Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha) y la Asociación de Estaciones de Servicio Independientes (AESI)- incluyó un cese de la venta de combustibles que concluyó a las 18.

Para justificar la huelga anunciada, Oscar Díaz, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Fines de la República Argentina (Cecha), advirtió que en el negocio “la torta está mal repartida” y dijo que la medida será llevada adelante “sin ánimo de perjudicar a nadie”.

A su vez, añadió que “no atienden fundamentalmente el interés de las estaciones de servicio, sino el interés propio. Esto permite que las empresas petroleras manejen el negocio a su arbitrio. Lo que recibe el estacionero por la venta del combustible es una suma insignificante”.

 

Amenaza

Navidad sin combustibles

El titular a nivel local de la Federación de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio y Garajes de la República Argentina (FOESGRA), Walter Acuña, se plegó a la amenaza lanzada a nivel nacional referida a que, si tras la manifestación de ayer no se registraban respuestas satisfactorias a los reclamos, anunciarían una huelga general absoluta de estaciones de servicio para los próximos 24 y 25 de diciembre, e incluso para el 31 de este mes y 1 de enero si no se implementan soluciones concretas para ese entonces. “Estaremos brindando en una estación de servicio”, expresó.

Comentarios