Soy Mano

El país de los abrazos más fuertes

domingo, 8 de enero de 2023 · 08:45

 Por Víctor Koprivsek 

Otro año quedó atrás. El 2022 dejó mucho.

Con un cierre épico, que pintó de celeste y blanco el mundo entero. Y nos permitió volver a ilusionarnos como cuando éramos niños, y disfrutar del fútbol y del deporte como hacía rato no nos pasaba.

Mi Soy Mano anterior a este fue el sábado justo antes de la final y, como le pasó a millones de compatriotas, yo también elegí creer.

Qué manera de llorar, qué manera de reír, de saltar de alegría, qué manera de sufrir y emocionarnos.

Más allá del equipo inconmensurable que jugó en la cancha, con Messi a la cabeza... párrafo aparte... ¡Qué lindo fue verlo alzar la copa, che! ¡se hizo justicia! ¿Y Scaloni, ¿qué me cuentan? Tipo medido, consciente adentro y afuera de la cancha. Un estratega impresionante para enfrentar cada desafío y parar al equipo ante cada rival... y tan medido en sus declaraciones a la prensa, sin prenderse en los golpes bajos, bancando estoico lo que ni siquiera se podrían llamar críticas.

Yo iba a escribir sobre los mil libros de Autores Locales de Pilar vendidos el año que dejamos atrás. Sobre el esfuerzo por seguir de pie que tiene este movimiento literario inusitados con 84 miembros, vecinas y vecinos del distrito con uno o más libros publicados. Iba a intentar describir mi asombro, mi felicidad por no quedarnos en el dolor de lo vivido en pandemia, en la angustia de la soledad, que arrebata y lastima.

Mil libros vendidos en un año, libros nuestros, libros que hablan de nosotros, libros que nunca morirán.

Saben, en 2019 vendimos 1.500. Sí, en tres stands de ferias, organizándonos, poniendo el hombro entre todos. Pero, como se sabe, hay golpes que te paralizan y no es fácil levantarse.

2020 y 2021... si vendimos 200 en los dos años, es mucho.

Yo iba a saludar a los colegas y también felicitarlos por los más de 20 títulos nuevos de este año que se fue.

Perdón, aunque sé que me entenderán.

Cierro mi primer Soy Mano del 2023 con algo que leí por ahí. Yo diría que hasta es poesía:

“Este país padece de ese amor pasional que no se entiende pero se siente. Ese amor exagerado, por todo, sin límites. El país que en los conciertos se corea hasta los arreglos de los instrumentos de viento. El país de los abrazos más fuertes. Quienes disfrutamos de escribir estaremos en deuda con todo el equipo, porque nos regalaron los mejores versos. Sé que no soy de ahí pero quizás en otra vida lo fui. La voz de la Negra Sosa, desvelarme con Fito, la charla con Spinetta, el sofá de Calamaro pa’ dormir, una cena con Gustavo, mi primera empanada de humita, un trago con Charly, el beso que me dio el Diego antes de irse, mi hijo y ahora esto. Estoy en deuda”.

Palabra más, lágrima menos, así escribió René de Calle 13 después de que Argentina ganara el Mundial en Qatar 2022.

Deseo de todo corazón un muy buen año para cada uno de ustedes. Dios nos siga bendiciendo.

Comentarios