Soy mano

Mundial

domingo, 20 de noviembre de 2022 · 08:53

Por Chino Méndez

Los días se alargaban, casi que no llegaba nunca la fecha, pero acá estamos próximos al comienzo de un nuevo campeonato mundial de fútbol. Desde luego que la inflación no bajará por ello, ni un manto de justicia suprema descenderá sobre estas tierras. Tampoco resultan menores los cuestionamientos acerca de Qatar en referencia a los Derechos Humanos. A pesar de la riña entre la FIFA y la UEFA y la obediencia de la Conmebol, que hicieron que los jugadores lleguen explotados a la cita, aquí el fútbol nos conecta como prácticamente nada lo hace, nos brinda esa sensación de tribu que se emociona en la esperanza, una marea de personas que vive y sufre los partidos. Sin datos precisos de lo que pasará en un mes, pero con la certeza de que la ilusión es lo que sucede por sobre un sinfín de situaciones que debemos sortear día a día.

Ubicamos los sucesos importantes entre un mundial y otro. Sí, para algunos de nosotros el mundial es un ordenador, una reseña inequívoca, un recuerdo inolvidable. Es mirar de reojo a tu hijo gritar un gol o soltar una puteada y recordar cuando le ponías la celeste y blanca encima de un pañal, es verlo grande. Y del otro lado está tu viejo, expectante hasta el silbatazo final porque él ya sabe que hay que jugar hasta el último segundo.

Yo nací en los ochenta, en una casa, en un barrio a los que le faltaba de todo y no había mucha chance de comprar una casaca. Por estos días ya dejé lista mi camiseta de la selección, la que mis hijos me regalaron. Es una de esas de colección, con el número diez. Me divierte pensar que ellos me vean, a veces, como a un niño que, en este caso, desea la camiseta de su ídolo. Me voy vestir con ella, seriamente, dispuesto a jugar como hincha mi décimo mundial. Cabulero, profético, ingenuo, hasta bíblico si quieren, imaginándome al Diego en el palco de los inmortales, revoleando mi bandera.

Para los jugadores será una culminación, una vida soñándolo y otra que los esperará para recordarlo… ¡Vamos muchachos! ¡Vamos selección!

Comentarios