ENTREVISTA

Albertina Ferrucci: “No puedo parar de cantar”

La pilarense de 19 años acaba de ganar el Premio Hugo como revelación femenina por “Ana Frank, el musical”, su debut en teatro. Ya prepara su primer disco solista junto a Ángel Mahler.
domingo, 5 de septiembre de 2021 · 08:07


Por Alejandro Lafourcade
a.lafourcade@pilaradiario.com


“Y la revelación femenina de este año es: Albertina Ferrucci, ‘Ana Frank el musical’”. Con esas palabras, el conductor Diego Reinhold anunció que una joven de Pilar de apenas 19 años se hacía acreedora del Premio Hugo, prestigioso galardón del teatro musical.

Detrás de ese premio –de seguro, el primero de muchos-, hay una historia de talento y perseverancia. En la actualidad, Albertina disfruta del logro mientras proyecta el que será su primer disco solista junto a su padrino artístico, el director y compositor Ángel Mahler.

A los 12 años, Albertina empezó a tomar clases de canto en el Conservatorio Grassi, ubicado en el shopping Las Palmas del Pilar, dirigido por Dolores Stabilini y el ya mencionado Mahler. Antes fue una nena de múltiples actividades extraescolares (es egresada del Colegio Saint John´s), como patín, ballet y equitación.

“Hice de todo, pero lo último que se me dio fue el canto”, recordó en diálogo con El Diario. “Mi mamá siempre cantó muy lindo pero nunca se lo tomó en forma profesional. Mi abuela fue bailarina y me llevaba al Teatro Colón a ver danza”.

Por esto, considera que “algunas de esas noches en el Colón me fascinaron, aunque tenía 5 años. Seguro ahí quedó alguna influencia, me gusta pensar eso”.

Apadrinada
“A los 12 no estaba muy convencida de cantar en público. Recién al año siguiente mi maestra de canto me propuso entrar al grupo de teatro musical, donde hicimos ‘El jorobado de París’, de Mahler y Pepe Cibrián”. Ese fue su descubrimiento del canto lírico, lo que la llevó a profundizar con clases particulares.

Mientras tanto, “Ángel me escuchó en varias muestras y me apadrinó. Primero me convocó para un concierto en Palmas y después en el teatro Gran Rex. También me introdujo en la ópera. Es un placer transitar con él este camino en el arte porque es una persona que yo admiro desde muy chica y hasta el día de hoy”.

El salto
La bisagra llegó con la convocatoria para protagonizar “Ana Frank, el musical”, lo que sería el debut teatral para Albertina. “Era mi primera experiencia de ese tipo, por lo tanto un desafío”.

Con una duración aproximada de 90 minutos, la obra es cantada casi en su totalidad, salvo algunos breves pasajes de texto hablado, o el recitado de algunos pasajes del célebre diario de Ana.

-¿Cómo fue el entrenamiento para incorporar herramientas de actuación?
- Estuvimos ensayando un mes en forma muy intensiva. Trabajé junto al director Hernán Kuttel y descubrí muchas cosas como artista, me llevó un montón de aprendizaje como actriz y como persona. Absorbí todo y mis compañeros son grandes artistas.

-Más allá de lo que depare tu carrera, Ana Frank siempre va a ser especial…
- Sí, nunca me voy a poder olvidar. Además por lo que significa la figura de Ana, interpretándola en el Centro Ana Frank. A principios de 2020 pude visitar la casa de Ana en Amsterdam, ya que su director pudo ver la obra en 2019. Por eso quedará en mí el resto de mi vida.

-¿Cómo te tomó en su momento la nominación a los Hugo y más aún el hecho de haber ganado?
- Cuando una hace teatro está enfocada en su trabajo, pero obviamente se piensa en estar nominada. Cuando pasó fue un shock, muy significativo que los jurados hayan pensado en mí en mi primera obra. Fue emocionante, si no ganaba también me iba a alegrar por las chicas con las que compartía terna. Fue una sorpresa.

-Luego de este logro, ¿cómo planificás el futuro?
- Estoy abocada a mi primer disco solista, con Ángel Mahler y Luis Pascual. Estamos haciendo como una especie de lírica-pop, creando un nuevo género, estoy muy entusiasmada y motivada con ese proyecto. También obviamente quiero seguir con el teatro y la ópera. No puedo parar de cantar…


“El Premio Hugo fue un shock, muy significativo que los jurados hayan pensado en mí en mi primera obra”. 

 

12
años tenía Albertina cuando empezó a tomar clases de canto. Antes había practicado patín, ballet y equitación.
 

Comentarios