Aniversario y festejo

Las diez velitas de Sol Rojo, mucho más que una escuela de baile

Fue fundada por Mime Gorosito en 2011, con solo seis alumnas. Hoy, cientos de personas son parte de sus clases y su filosofía. Días atrás llenaron el Teatro Coliseo. “No tomo dimensión de lo que se creó”, afirma su directora.
sábado, 18 de diciembre de 2021 · 16:23

Por Alejandro Lafourcade

a.lafourcade@pilaradiario.com

 

Corría 2011 y Melisa Gorosito (Mime para todos los que la conocen) había atravesado una crisis vocacional, sin tener en claro a qué se iba a dedicar luego de haber terminado el colegio.

A pesar de que bailaba desde los 5 años, siempre había visto a la danza como un pasatiempo, hasta que –luego de mucho meditar- se decidió a darle vida a Sol Rojo, escuela que arrancó con seis alumnas. La matrícula se multiplicó año tras año, hasta llegar a un presente impensado en aquel momento de incertidumbre.

Días atrás, la escuela celebró con Expansión, show de fin de año que se hizo en el Teatro Coliseo ante 1.700 espectadores que colmaron las instalaciones, junto a otras 350 (entre staff y alumnos) sobre el escenario.

“Tanto 2020 como 2021 fueron años complejos, con muchos cambios, aislamiento, burbujas… Haber cerrado el año con esta cantidad de gente fue un lujo”, expresa Mime a El Diario. “Fue increíble, el show más profesional que hicimos hasta ahora, una producción diferente a otros por escenografía, iluminación y más". Los ensayos generales fueron en el Colegio Norbridge, que cedió sus instalaciones "y fueron clave para un show de esta magnitud. Era un desafío muy grande prepararlo pero tuvo un resultado maravilloso, fue una fiesta”.

En efecto, coincidió con los 10 años de Sol Rojo y, como indicó su creadora, “la idea fue tirar la casa por la ventana y disfrutar. Fue una sola función con todos los alumnos, desde los más chicos a los más grandes, de los principiantes a los más avanzados. Las familias pudieron ver todo lo que es Sol Rojo”.

Evolución

Nada menos que una década pasó desde aquel primer grupo con seis nenas “bailando en el patio de mi casa, al lado de la pileta”. Por eso, Mime asegura que “no tomo dimensión de lo que se creó, yo fui creciendo a la par de Sol Rojo, fue mutuo. No lo hice con esta expectativa, simplemente con mucho amor y dedicación. Año a año me sorprendí de lo que íbamos haciendo hasta llegar a la escuela que tenemos… Estoy agradecida con todos los que confían en Sol Rojo y nos eligen”.

La matrícula se amplió gracias al boca en boca, más allá de una “publicidad” que Gorosito creó en el primer año de la escuela, un aviso hecho en Word que decía “Clases de baile” y fue pegado cerca de escuelas y kioscos.

“La gente vino por el boca en boca y recomendaciones. Tiempo después, en Instagram encontramos una gran ayuda para difundir. El día de la función tuvimos cientos de mensajes en Ig, etiquetas, se saturó”.

Con el tiempo su rol fue definiéndose, a medida que se ampliaba el cuerpo docente. “Este fue el primer año en que no di clases, me dediqué solamente a dirigir, fue difícil porque me encanta bailar pero fui entrenando a las profes y delegando. Todos los miembros del staff son exalumnos de la escuela, salvo una que era mi compañera de danzas desde chiquitas”.

Además, le sumó un perfil de disertante en redes y diferentes eventos: “Siempre me gustó dar charlas relacionadas con la motivación y el crecimiento personal. Las daba en Sol Rojo y este año me fui abriendo. También lo transmito a los profes para que después lo trasladen a sus grupos”.

Es que, más que una escuela de baile, Sol Rojo también incluye toda una filosofía: “Pasó desde el principio, la danza va acompañada de la calidad humana y la transmisión de valores. Es un lugar en el que cada uno puede ser, sin juicios ni competencia, simplemente siendo quien es”.

Galería de fotos

2
1
50%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
50%
Indiferencia

Comentarios

23/12/2021 | 08:16
#0
Estimada vecina: muy contentos que te vaya bien, lo que si fijate en dias normales de semana, tenes completamente tomada la cuadra de 3 de febrero y J.B. Justo, estaría buenísimo que pienses en algo para que los demás vecinos no nos veamos perjudicados por tu actividad. Saludos