Soy mano

Las redes se llenaron de poesía

Por Víctor Koprivsek
sábado, 28 de marzo de 2020 · 07:28

El día amanece rosado y celeste con el sol subiendo detrás de los árboles, mientras los hijos duermen y los mayores descansan arropados en su Fe.
Acampan ángeles alrededor.
Viernes 27 de marzo del 2020. Hoy se anuncian preinscripciones on line.
Los trenes ya no paran en Derqui. El sonido de la bocina llegando a la estación, el temblor de los rieles deteniéndose al pie de los andenes, ya no está. 
Los colectivos circulan unos tras otros, prácticamente vacíos. Son kilómetros de marcha sin que nadie suba.
Detrás de ellos se mueven hilos que ahora se ven.
Cuarentena. Adentro de las casas el día pasa lento. De pantalla en pantalla, de libro en libro. “Yendo de la cama al living”, dijo Charly siempre adelantándose. 
Y yo, al pie de la madrugada, no puedo no pensar en las enfermeras y médicos, auxiliares y personal de la salud. En el cuerpo a cuerpo de la batalla.
Los registros no hablarán de las horas lejos de sus familias ni dirán nada sobre su entrega en estos días cuando el mundo se detuvo.
¿Quién escribirá su orgullo?
Héroes. Eso son. Entre pasillos y sueros, al costado de las camas yendo y viniendo mientras adentro de las casas huelen a jabón. 
Qué grato es lavarte las manos con frecuencia! Qué placer sentir el agua correr entre los dedos. Poder hacerlo con solo abrir una canilla.
¿Aprenderemos algo de todo esto? ¿A ser agradecidos al menos?
Humanidad. Te chipearon para producir. El tiempo es dinero te dijeron. Generación tras generación te volvieron consumo y ahora que hay que frenar...
Pero qué bueno es mirarte a los ojos mujer, verte sonreír. 
Escuchá! Es el tren que llega. No puede ser si se había cortado. No, no, el tema es que no para en Derqui, pero su marcha sigue.
Entonces, hay esperanza.
Claro que sí. Las redes se llenaron de poesía. Hay esperanza.
Su marcha sigue.
 

Comentarios