GRAN APUESTA

Una noche en la ópera

A sala llena, se estrenó "La Serva Padrona", del grupo Pilar Lírica. Es la primera producción del género que surge íntegramente en el distrito. Cosechó elogios.

Por Redacción Pilar a Diario 17 de septiembre de 2016 - 22:57
Con la bandera de la autogestión enarbolada bien alto, en la noche del viernes se llevó a cabo el estreno de "La Serva Padrona”, clásico de Pergolesi estrenado en 1733, y que se convirtió nada menos que en la primera ópera producida enteramente en Pilar.
El teatro Lope de Vega lució colmado por un público que al finalizar la función aplaudió de pie a los integrantes de Pilar Lírica, tanto a los protagonistas como al resto del equipo, conjunción de talentos locales que lograron estar a la altura de las circunstancias y superar con creces el debut.
Dirigida y producida por Julieta Rosso, la obra es protagonizada por Andrea Filgueira, Isaías Bianchi y Lucas Delfino; mientras que el equipo completo está formado por, entre otros, Lizzie Waisse (asesora de escena), Juan Carlos Nos (piano), Ana María Pagirys (escenografía y utilería), Victoria Celio (vestuario), Leticia Chirieleison (caracterización) y Nahuel Aguilar (fotografía).

Satisfacción
"La Serva Padrona” es una pieza humorística pensada en su momento como intermezzo, es decir, como un entremés que sirviera de esparcimiento en los intervalos de las largas óperas clásicas.
Los pilarenses se lucieron en su representación, mostrando sus dotes no solo los actores, sino también el resto del equipo: así, hubo elogios para la escenografía, la musicalización y hasta para el subtitulado (es hablada en italiano), ya que se vio perfectamente sincronizado con lo que se estaba diciendo –y cantando- en cada momento.
"Lo vivimos con mucha felicidad, lo disfrutamos un montón”, expresó a El Diario Julieta Rosso, agradeciendo "al público y los auspiciantes por el apoyo. Esto para nosotros es un puntapié inicial, se abre una nueva puerta”. La directora destacó que "logramos hacer una muy buena venta de entradas, lo que habla de un público que estaba esperando este tipo de actividades culturales. Hubo muchas caras nuevas, no habitués del teatro, gente que supo del proyecto por las redes sociales y los medios, como El Diario y FM Plaza”.
Por su parte, la escenógrafa, Ana Pagirys, señaló: "La experiencia fue muy buena, los actores son excelentes y se formó un equipo de trabajo muy cálido. Agradecida a Julieta por convocarme y darme la oportunidad de mostrar lo que hago, valora el trabajo de cada uno de nosotros y tiene todo el empuje de la exigencia, de querer cada vez más”. 
Rosso añadió que "somos conscientes de que hay mucho que aprender, para profesionalizar más los espectáculos, pero también somos muy apasionados y hacemos un trabajo realmente en equipo”.
A su vez, aseguró que la ópera "es fabulosa, un género quizás desvalorizado, a nivel nacional está resurgiendo y queremos lograr eso en Pilar también”, sentenciando que "el aprendizaje es que con la autogestión, trabajando con mucho esfuerzo, se puede hacer cultura”. 


"Este primer paso, nos augura cosas buenas y me da coraje para seguir tras mis sueños, animando a otros a que se sumen a esta movida cultural”. 

JULIETA ROSSO.


El dato
"La Serva Padrona” se repetirá el próximo 14 de octubre, también en el teatro Lope de Vega.
 
OPINIÓN
CALIDAD Y AUTOGESTIÓN

por Noelia Pirsic*

Llevo años viendo ópera, pero desde hace un tiempo me enfoqué en los espectáculos independientes. Por eso, lo de Pilar Lírica tiene un valor muy importante por su condición de grupo autogestionado.
En cuanto a la obra, "La Serva Padrona” se destaca por lo bien montada, su escenografía, su pianista… En lo actoral, el trabajo de Lucas Delfino es genial. Hasta el subtitulado estuvo muy ajustado, algo que es clave para el entendimiento de los espectadores.
La producción es de un nivel que podría presentarse en cualquier sala, espero que puedan comenzar una gira, más allá de la función de octubre.
Párrafo aparte para Julieta Rosso y el trabajo que se puso al hombro, hay que tener en cuenta que hace dos años los protagonistas no contaban, y hoy están en condiciones de hacer una ópera y estar a la altura de las circunstancias. Además, es destacable que se haya preocupado porque todo sea hecho íntegramente por gente de Pilar.
Me sorprendió la cantidad de público que fue al teatro, algo que en Capital es muy difícil ver: las veladas de ópera no suelen superar las cincuenta personas, quizás por la mayor variedad de oferta. De todas maneras, es sorprendente tratándose de un público que no está acostumbrado a ver ópera en su ciudad.
No obstante, más allá de la calidad del espectáculo, es necesario volver a destacar que se trate de una producción autogestionada. Lo empezó una persona que contagió a todo un grupo y terminó logrando que Pilar tenga ópera.

*Periodista especializada del sitio www.argentinaopera.com.ar.


Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar