EL RANCHO FESTEJÓ EN TODOS LADOS

Atlético venció 2-1 a Monterrey con goles de Ibáñez y Ortigoza. Aprovechó el empate de Malvinas y la derrota de Caza y Pesca para quedar a un punto de la cima.
domingo, 20 de julio de 2014 · 00:00

Se percibía en el ambiente. La 13ª fecha del Torneo Apertura prometió una serie de partidos que calentarían la definición de la Liga Escobarense, y cumplió.
Ayer en Derqui, Atlético venció a Monterrey por 2-1 en el encuentro más destacado de la jornada, se quedó con el duelo de escoltas y capitalizó los tropiezos de los líderes Malvinas y Caza y Pesca.
El primero empató agónicamente con Sportivo y sostuvo la punta, pero el Rancho trepó y quedó como escolta junto a los de Don Torcuato. Ambos están a un punto de Malvinas y, ahora, los de Pilar recibirán al líder en la próxima fecha. Es más, en dos semanas, Monterrey será local de Malvinas (15ª) y los de Adolfo Sourdeaux se medirán con Caza y Pesca en la 16ª. Después de dos semanas sin actividad, la 13ª cumplió y dejó la pelea por el título al rojo vivo.

Contundencia
Monterrey y Atlético llegaron a la 13ª fecha empatados en el segundo puesto, con una enorme carga de expectativas y sin margen de error. Era una final anticipada, un partido clave para encarar la seguidilla de encuentros decisivos que tienen por delante y se jugó como tal.
Los primeros instantes del partido fueron sumamente trabados, con poco lugar para la inspiración de los habilidosos de cada lado y muy friccionado.
El Rancho generó las aproximaciones más profundas explotando la defensa en línea del Vinotinto y con pelotazos a la espalda de los centrales. Así, a los 17’, Maximiliano Ibáñez recibió un centro desde la mitad de la cancha y marcó el 1-0 con un cabezazo cruzado al segundo palo.
El local reaccionó y estuvo cerca del empate con un remate de media distancia de Juan Piccirilli, que fue el más punzante del Bordó en la primera parte.
No obstante, Atlético llegó al 2-0 en una jugada aislada y ahogó la reacción de Monterrey: tras un pelotazo largo, el arquero Diego Chejolán chocó con el defensor Daniel Flores y la pelota le quedó servida a Sergio Ortigoza, que facturó con el arco vacío.
El técnico Juan Valle movió piezas para remontarlo en el complemento. Ingresó Nicolás Wasyleczko y Monte ganó peso en ataque. Piccirilli consiguió un penal a los 22’ y Flores descontó. En esa jugada fue amonestado Héctor Ramírez de Atlético, que luego vio la segunda amarilla pero no fue expulsado.
Promediando el encuentro, Flores tuvo una chance clara para empatar pero su remate salió apenas desviado. Festejó Atlético, que también celebró los resultados registrados en Don Torcuato y Adolfo Sourdeaux.

 



“DAR PELEA”

Sergio Ortigoza destacó que Atlético encaró el partido ante Monterrey como una final y que con el triunfo demostró que está “para dar pelea hasta el final”.
“Lo jugamos como una final, lo pudimos sacar adelante y seguimos vivos”, manifestó el goleador, en La liga Radio apenas finalizó el encuentro. “Fue un partido duro y se sufrió sobre el final. Es una cancha chica y sabíamos que se iba a dar un partido así de trabado. Por suerte se ganó y ahora hay que pensar en Malvinas”, agregó y remarcó que para ese desafío el Rancho recuperará al defensor Pablo Procopio y al delantero Fernando Cobián. “Vamos a tener altura en defensa y el equipo vuelve a estar como al principio. Llegamos bien. Estamos para dar pelea hasta el final”, sostuvo.

Comentarios