Alejandro Marmo sigue marcando la 9 de Julio

Es el autor de los enormes murales de Evita. El domingo se inaugurará uno en homenaje al padre Mugica. Y se viene otro de Arturo Jauretche.
martes, 6 de mayo de 2014 · 00:00

Luego de ser artífice de los murales con los rostros de Eva Perón en el edificio del viejo Ministerio de Obras Públicas (hoy Desarrollo Social), el artista Alejandro Marmo seguirá aportando sus creaciones a lo largo de la avenida 9 de Julio: el próximo domingo se inaugurará un mural dedicado al sacerdote Carlos Mugica, y próximamente le seguirá uno del pensador Arturo Jauretche.

La fecha no es caprichosa: ese 11 de mayo se cumplirán 40 años del asesinato del cura a manos de un comando de la organización paramilitar Alianza Anticomunista Argentina (Triple A), manejada en las sombras por José López Rega.

El mural, de 3 metros de altura, estará emplazado en 9 de Julio, entre Juncal y Arenales, bien cerca de la Villa 31 de Retiro, donde Mugica realizó su tarea pastoral y social.

Para la instalación, el Gobierno Nacional realizó la propuesta al de la Ciudad de Buenos Aires, a través de los legisladores porteños del Frente para la Victoria. De acuerdo a la Constitución local, cualquier donación a la comuna debe ser aprobada por la Legislatura, lo que ocurrió por abrumadora mayoría (apenas tres votos en contra).

 

Comprometidos

“Hace tiempo que tenía ganas de hacer algo sobre Mugica, y coincidió con la iniciativa de la Presidenta”, expresó Marmo a El Diario. Ambos murales están enmarcados en su proyecto Arte en las Fábricas, que involucra a obreros de fábricas recuperadas para formar parte de estas creaciones.

“Son iconos que generan polémica y que a mí me entusiasman como artista”, indicó, agregando que en el caso de Mugica “se ajusta a mi trabajo sobre la nueva simbología de la Iglesia que mira al sur, y él fue un icono de esa filosofía tercermundista. Soy compatible con ese tipo de sacerdotes”.

El artista radicado desde hace varios años en Pilar tiene una estrecha relación con el papa Francisco, desde los tiempos en que Jorge Bergoglio era arzobispo de Buenos Aires. En los últimos tiempos ha realizado esculturas de la Virgen de Luján y de un Cristo Obrero, inaugurado recientemente en Avellaneda.

Ambos murales fueron realizados en El Gashinero, el espacio cultural creado por Marmo en la calle Ambrosetti (a la altura del km50 de Panamericana), y que funciona como lugar de promoción y aprendizaje de artistas locales. De hecho, los pilarenses que pasaron por el sitio tuvieron la oportunidad de ver por anticipado ambas obras, colocadas en el terreno del frente.

 

Cristo pilarense 

Alejandro Marmo adelantó que “mi deseo es hacer un Cristo Obrero para Pilar, sobre Panamericana, ya lo estoy diseñando. Se construirá con materiales de fábricas que apoyan la iniciativa y ya hay apoyo de los vecinos. Ya se lo comenté al papa Francisco”.

 

Comentarios