APUNTES DESDE LA OTRA VEREDA. “Monster university”

domingo, 14 de julio de 2013 · 00:00

 

por Hernán Deluca

 

Algo he cambiado. Ahora, por ejemplo, ir al cine un 8 de julio, previo a un feriado, me divierte. Sabiendo que me enfrentaré a odiosas situaciones, claro. Como conseguir un buen lugar para estacionar o hacer extensas colas en busca de una buena ubicación. Chocarse niños ajenos es otra figurita repetida, como saltar montañas de pochoclos y bancarse al ejército de bebés que lloran cuando la película ya comenzó. Acto seguido, bancarse los shhhhh que emiten sus padres para silenciarlos y los otros shhhhh que expresa el resto de los espectadores para silenciar, justamente, a los padres.

Ahora voy contento al cine por estas fechas.

Parte de este estado de felicidad se debe a quien me acompaña y lo que voy a ver. Lo sabemos, no es esta una época para autores o cinematografías exóticas. No. Estamos muy cerca de las vacaciones de invierno, por lo tanto, el ir al cine tiene que ver con otra cosa. Se va para cumplir con un rol. El de padre, tío, padrino, hermano, novio de la tía, etc. En definitiva, un obligado acto de amor donde la oscura sala me deja mucho más. Esencialmente, el plus de ese niño que regresa a su casa contento y agradecido.

El primer título con el que arranqué esta particular temporada es “Monster university”, el estreno 2013 de esa gran usina de fantasías llamada Pixar.

Lo primero que debo decir sobre este nuevo producto es que estamos ante una muy divertida comedia apta para todo el mundo que no alcanza el nivel de films como los de “Toy story” (1995, 1999, 2010), “Buscando a Nemo”, (2003) y “Wall-E”, (2008). Ni siquiera, el de su segunda parte, pero realizada 12 años antes, “Monsters Inc.” (2001).

En aquella, el gran hallazgo desde el punto de vista del guión, era brindarle una explicación ¿lógica? al mito del monstruo en el placard. Se expresaba que el grito de los niños al asustarse liberaba una fuerza que servía para alimentar, energéticamente, al mundo de los monstruos. Pero, atenti, los coloridos ogros, encargados de realizar este trabajo, tenían que ser muy cuidadosos. Porque, los humanos son tóxicos y se debe evitar el contacto con ellos. Por ideas como esta me saco el sombrero ante los genios de Pixar.

En “Monsters Inc.” la historia más fuerte era sobre la amistad entre los personajes Mike y Sulley. Ahora, tal como sugiere el título, vemos cómo estos personajes llegan a conocerse en sus días de universidad. Mike es laborioso y, desde muy niño, sueña con ser asustador, aunque no tenga las condiciones. Sulley, en cambio, corre con ventaja, es el heredero de una estirpe que nació para eso. Por una pelea, ambos son expulsados de la carrera y el único modo que encuentran para ser considerados es ganar las Olimpíadas del Susto. Es ahí cuando empieza la película que vine a ver, con una sucesión de escenas llenas de gags y un humor agudo que, naturalmente, viaja de lo absurdo y naif al sinsentido más inteligente. Para el final, vueltas de tuerca y una previsible cuota de ética que nos debe dejar tranquilos. Siempre, sin descuidar las emociones.

Reímos y moqueamos con “Monster university”, la nueva ensalada que ha elaborado la gente de Pixar. Un alimento saludable e infalible. Lo necesario para que ese chico regrese a su casa contento y agradecido. Así me fui.  

Comentarios