Soy mano: Hojarasca

por Víctor Koprivsek
sábado, 13 de julio de 2013 · 00:00

“Si tú no crees en tu pueblo, si no amas, ni esperas, ni sufres, ni gozas con tu pueblo, no alcanzarás a traducirlo nunca”, sentenció en “Destino del canto” Atahualpa Yupanqui.

Las definiciones parecen ocupar el centro de la arena, ¿de qué lado estas? es la pregunta clave en estos días.

Mientras tanto la poesía retumba “No quiero estar cansado solo, quiero que te canses conmigo. Como no sentirse cansado de cierta ceniza que cae en las ciudades en otoño, algo que ya no quiere arder, y que en los trajes se acumula y poco a poco va cayendo destiñendo los corazones”, abraza Neruda.

Derqui esta convulsionado, hay sed de gloria entre sus calles, por un lado la nueva mística, por el otro, algo que intenta perpetuarse con especulaciones y que no da para más.

“Quiero que te canses conmigo de todo lo que nos envejece, de todo lo que tienen preparado para fatigar a los otros. Cansémonos de lo que me mata y de lo que no quiere morir”, vuelve a la carga el gran poeta chileno.

 

Y entonces uno se pregunta y repregunta tantas cosas, así a los gritos o en silencio, ya no importa, las cartas están echadas, mientras el líder del mundo Nelson Mandela, negro y digno Mandela, antes de asumir la presidencia de Sudáfrica y después de estar más de 30 años preso, allá por el 2004, nos respondía de antemano en un discurso memorable: «Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que seamos poderosos más allá de una medida imaginada. Es nuestra luz, no nuestra oscuridad lo que más nos asusta. Nos preguntamos ¿Quién soy yo para ser brillante, hermoso y talentoso? En realidad, ¿Quién eres tú para no serlo? Tú eres un hijo de Dios y estas destinado a brillar, como hacen los niños. Nacimos para manifestar la gloria del Universo que está dentro de nosotros, y no está solamente en algunos sino en todos. Y cuando permitimos que nuestra luz brille, cuando nos liberamos de nuestros propios miedos, nuestra presencia automáticamente libera a los demás.”

Ser libres es la respuesta a todas las preguntas, libre de elegir a quien amar y a quien votar, libres de expresar nuestros pensamientos y nuestra Fe. Lo demás es pura hojarasca del otoño.

Comentarios