Soy mano: Composición tema: “Llegó el invierno”

por Graciela Labale
sábado, 22 de junio de 2013 · 00:00

Después de una brevísima motivación, la maestra escribía en el pizarrón: “Composición tema: Llegó el invierno”, y a partir de ahí, arreglate como puedas. Esto ocurría cuando era chica y transitaba mi escuela primaria. No había tiempo para tachar y equivocarse. Tampoco borradores ni liquid paper. Solo lapicera de pluma, tintero, secante y cuaderno de clase, así que la cosa se ponía difícil. De todos modos y a pesar del pavor que ese momento me provocaba, desde entonces disfruto del encanto del invierno. Recuerdo las ollas hirviendo en la cocina de la casa de infancia, los vidrios empañados del vapor, los pulóveres abrigados tejidos por la nona y el olorcito a ricos guisos para combatir el frío. Creo que por todo esto mantengo esas viejas costumbres y sigo disfrutando de los olores, colores y sabores invernales. Será por eso que en estos días, aprovechando el feriado, mi espacio elegido es la cocina donde cual alquimista, combino recetas de comida, buena música, algún libro y el mate siempre compañero, mientras espero a la familia y los amigos para reunirlos alrededor de la mesa donde predominan los aromas de infancia. Eso sí con todos comparto esta receta, de autor anónimo, para poder sostener cada año la ceremonia que me acompaña de la pequeña.

 

Ingredientes para “Receta para cocinar un buen clima de amistad”:

- 1 kg. de buenos recuerdos,

- 2 tazas de sonrisas,

- 2,5, kg. de esperanza,

- 100 gr. de ternura,

- 5 latas de cariño,

- 40 paquetes de alegría,

- 1 cucharada de locura,

- 8 kg. de amor,

- 5 kg. de paciencia

Cómo hacer la “Receta para cocinar un buen clima de amistad” paso a paso:

1. Limpiar los recuerdos, quitándoles las partes que están echadas a perder, o que no sirvan. Conservar en la memoria aquellas cosas que no deban olvidarse.

2. Agregar una a una las sonrisas, hasta formar una pasta suave y dulce.

3. Ahora añadir la esperanza, y permitir que repose hasta duplicar su tamaño.

4. Lavar con agua cada uno de los paquetes de alegría, cortarlos en pedacitos y mezclar con todo el cariño que se encuentre.

5. Aparte incorporar la paciencia, la cucharada de locura y la ternura cernida. Reservar.

6. Dividir en porciones iguales todo el amor y cubrir con la preparación anterior.

7. Hornear durante toda la vida en el horno de tu corazón.

8. Disfrutar siempre con la familia y los amigos...

Puedes agregar a la mezcla anterior:

- 2 cucharadas de comprensión y 300 gr. de comunicación.

Comentarios