Soy mano: Escenario impensado

Por Víctor Koprivsek
sábado, 4 de mayo de 2013 · 00:00

La Presidenta de todos los argentinos poniendo los puntos sobre las íes desde una pantalla de LCD, con destino Pilar.

De este lado, en vivo y en directo, de carne y hueso, el presidente de una cadena de supermercados de capitales estadounidenses, el secretario de comercio emblema del sector político predominante, el intendente de la comarca y una diputada opositora al local pero dentro del mismo partido, todos en la misma línea, sonrientes, serios, tranquilos, chistosos.

Afuera la Panamericana, enfrente un colegio privado, atrás, en los fondos, la empresa quebrada Avan, adentro mucha gente de traje tomando café, charlando, mirándose.

Algunos líderes de agrupaciones del barrio, testigos de cada movimiento de sus conductores o contras. Todos en el mismo espacio, aggiornados por los cánticos “Che gorila, che gorila…” de parte de los pibes.

La Cámpora, Movimiento Evita y JP.

Empleadas y empleados de la cadena del súper, expectantes, observando todo como de afuera, liturgia a medias, un panorama por demás extraño entre medio de góndolas repletas, globos celestes y blancos y cajas registradoras.

Mayo de 2013, cartas que se mezclan en la arena política municipal, provincial y nacional.

Todavía no arrancó la campaña fuerte pero ya se vislumbra un tiempo de adversarios, las aguas están divididas como las sobremesas, haría falta algo más que hipocresía para poder jugar.

De todas formas el respeto de los coordinadores, veedores, controladores de que todo vaya bien, estuvo bien (valga la redundancia), buena organización en la entrada y salida, gentileza de los agentes de tránsito, policías, gendarmes, hay que destacarlo como así también la convivencia respetuosa de los testigos, cada uno sentado en su silla, una interesante manera de empezar a entender de qué se trata la cosa, no?

¿Usted que piensa vecina? Don, ¿qué opina de cómo viene la mano?

La lluvia sigue finito, garúa bah, hay escenarios que se visten de gala y otros con goteras, un poco más apartados. Todos están bien, es decir, los dedos golpean contra el teclado, arrancan palabras sueltas, libres, alguna sonrisa sin malicia, un poco de humor para repasar los hechos.

Nada grave, o sí? A vos te pregunto, a vos que seguramente después dejás tu comentario para que aparezca debajo de la nota, a vos oculto tras un seudónimo enmascarado, que a lo mejor hasta trabajás para alguien, digamos, interesado.

Y también a vos, sincero, honesto, que das la cara, que te la jugás en tu opinión.

Vivimos en democracia, mal que le pese a algunas y algunos. Respeto y argumentos, muchas vidas costó semejante presente como para escupir odios.

 

Comentarios