APUNTES DESDE LA OTRA VEREDA: Hendrix not dead

domingo, 10 de marzo de 2013 · 00:00

 

Por Hernán Deluca

 

Se quedó en la fiesta hasta muy tarde, escabiando, pasándola bien. Con desgano, Monika Dannemann, su novia alemana, pasó a buscarlo y lo dejó en su habitación del Hotel Samarkand, donde ella se hospedaba.

No hay que mezclar, dice la norma callejera, pero, en el mundo del rock, ninguna regulación de este tipo es respetada. Cuando las tentaciones brillan por todos los rincones parece que no hay lugar para el razonamiento.

Minutos más tarde, el silencio. Todavía hay zonas oscuras sobre la cronología de los hechos pero, lo que dijo la policía, lo escuchó el mundo entero. El 18 de septiembre de 1970, en Londres (Inglaterra), a los 27 años, James Marshall Hendrix fallece debido a una mezcla de somníferos y alcohol. Al parecer, murió por aspiración de su propio vómito… ¿Murió?

Frase hecha o lugar común, pero estos artistas no mueren, viven en sus discos, en sus creaciones, las que aún hoy seguimos disfrutando. Vive en los músicos que lo admiran pero, también, en la horda de melómanos que seguimos sus pasos aunque estén en algún lugar del cielo o del infierno.

Desde que Jimi Hendrix dejó este mundo, fueron dos los discos oficiales que se han editado con material nuevo. El primero de ellos, “First Rays of the New Rising Sun”, aparece en el año 1997. Por aquellos días se aseguraba que eran esas las únicas canciones en las que Hendrix estaba trabajando para su proximo disco, cuando tenía toda la intención de hacer un cambio estético en su carrera.

Hubo que esperar hasta el 2010 para recibir más buenas noticias. Fue en marzo de ese año cuando la familia del guitarrista anunció a través del sello Experience Hendrix Legacy Recordings que era mucho, pero mucho el material desconocido que iba a salir a la luz. El anuncio fue acompañado por algo concreto; “Valleys of Neptune”, un disco con material grabado en 1969, con la presencia, en la mayoría de los temas, de Noel Redding y Mitch Mitchell, integrantes de la Jimi Hendrix Experience.

Volví a maravillarme con ambos trabajos, con su estilo inagotable, con esa magia negra que puede activar sensaciones ocultas. Rock puro.

Por eso, ya me daba por hecho, admirando su discografía, la que tengo ahí, ordenada por año, una obra que se potencia en cada escucha.

Hasta el pasado lunes, cuando llegó a mis manos “People, Hell and Angels”, la nueva entrega de canciones inéditas. Doce “desconocidos” tracks que dan cuenta de un potencial que no tiene límites. Su sonido sigue adelantándose, evidenciando un arte que no se detendrá. Es un marciano, claramente.

Esta vez, las nuevas canciones nos muestran a Jimi Hendrix junto a Billy Cox y Buddy Miles, los miembros de “Band Of Gypsys”. ¿El resultado? Nuevos y alucinados riffs, plenos de poder, alegoría y esa indescriptible cosa orgánica que hace que la guitarra sea parte de su cuerpo. ¿Cómo hace? ¿Importa saberlo?

Para comprobarlo, para disfrutar, para abrir la cabeza y el espíritu (me pongo muy religioso cuando escucho a Hendrix) entréguense a gemas como “Earth Blues”,  “Crash Landing” o “Mojo Man”, pequeños milagros que te salvan el día.

 

 

Comentarios