Aquel periodista satírico que pidió rebautizar a Pilar

Miguel Ángel De Marco, presidente de la Academia Nacional de Historia, disertará esta tarde sobre el Padre Castañeda y su relación con la zona. El sacerdote inició un estilo.
miércoles, 13 de noviembre de 2013 · 00:00

“Fray Francisco de Paula Castañeda y el Pago de Pilar” 

Ciclo: “La identidad pilarense”. Día y hora: hoy a las 19. Lugar: Universidad Austral Campus Pilar, Mariano Acosta s/n y ruta 8. Entrada: libre y gratuita.

 

Esta tarde, desde las 19, continuará el ciclo “La identidad pilarense”, organizado por la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral. En esta oportunidad, Miguel Ángel De Marco –presidente de la Academia Nacional de Historia- disertará sobre “Fray Francisco de Paula Castañeda y el Pago de Pilar”.

De esta manera, el doctor De Marco se referirá a la personalidad de fray Francisco de Paula Castañeda, particular periodista en tiempos de la independencia y de la disolución nacional (a partir de 1820). Según el disertante, girará en torno “a sus ideas políticas y religiosas y a su pasión por el bien público, que -entre otros aspectos- se manifestó en su labor en favor del traslado de Pilar a su planta actual, en su prédica para fomentar la agricultura en la zona y construir edificios esenciales, como la parroquia, y otras obras públicas”.

De hecho, el padre Castañeda propuso en su momento cambiar el nombre de Pilar por el de Nueva Buenos Ayres. ¿Los motivos? Habrá que asistir a la charla para describirlo.

 

Pionero

Francisco de Paula Castañeda fue el primer periodista satírico de nuestra historia. Sacerdote franciscano, dueño de una pluma prolífica e incisiva, se enfrentó a través de sus publicaciones con Bernardino Rivadavia, polemizando con el periódico El Centinela, de los hermanos Juan Cruz y Florencio Varela. Entre 1815 y 1822 fundó y cerró gran cantidad de periódicos en Buenos Aires y Santa Fe, en donde recibió la protección de Estanislao López.

Opositor, entre otras cosas, a las reformas eclesiásticas de Rivadavia, sufrió el destierro y la prohibición de escribir. En Buenos Aires creó diversas publicaciones, como Doña María Retazos, El despertador teofilantrópico místicopolítico, Eu nao me meto con ninguem y quizás la publicación de más largo nombre de la historia: El desengañador gauchi-político, federi-montonero, chacuacooriental, choti-protector, puti-republicador de todos los hombres de bien que viven y mueren descuidados en el siglo diez y nueve de nuestra era cristiana.

Su estilo mordaz y sin concesiones fue precursor de publicaciones que luego hicieron historia, como El Mosquito, Caras y Caretas y hasta la recordada Tía Vicenta. Su relación con los pagos de Pilar quedará hoy al descubierto.


Hombre de historia 

Nacido en Rosario (de donde es ciudadano ilustre) en 1939, Miguel Ángel De Marco es doctor en Historia, académico de número y presidente de la Academia Nacional de la Historia; miembro correspondiente de la Real Academia de la Historia de España, de la Real Academia Hispanoamericana de Cádiz, de la Academia Portuguesa da Historia y de la mayor parte de los institutos y academias nacionales de Iberoamérica.

Entre sus múltiples publicaciones se encuentran, por ejemplo, biografías de Bartolomé Mitre, Manuel Belgrano y José de San Martín.

Comentarios