Mario Acenjo y su debut en cine

El actor integra el elenco de “Muerte en Buenos Aires”, con el Chino Darín y Demián Bichir.
martes, 22 de enero de 2013 · 00:00

Marcando su debut en la pantalla grande, el actor pilarense Mario Acenjo (51) rodó unas escenas para el thriller “Muerte en Buenos Aires”, producción argentino-mexicana que se estrenará durante la segunda mitad del año. La ópera prima de la joven directora Natalia Meta (también responsable del guión) será protagonizada por el mexicano Demián Bichir (nominado al premio Oscar como mejor actor protagónico por su papel en la película “Una vida mejor”) y Ricardo Chino Darín, hijo de la popular figura cinematográfica argentina.

El reparto de este film, producido por Utópica Group S.R.L y Picnic Producciones, incluye además la participación de Mónica Antonópulos, Hugo Arana, Humberto Tortonese, Luisa Kuliok y Carlos Casella, destacando que la música original corresponde a Daniel Melero.

 

“Es mi primera experiencia en cine y la verdad es que me gustó. Lo disfruté muchísimo y además me sentí muy cómodo”, manifestó Acenjo, en diálogo telefónico con El Diario

Ambientado en la Argentina de los años 80, la historia gira en torno al inspector Chávez (Bichir), un hombre de familia y rudo policía, que queda a cargo de la investigación de un homicidio ocurrido en el ámbito gay más selecto de Buenos Aires.

En la escena del crimen, conoce al agente Gómez, alias El Ganso (Darín), un atractivo policía novato que pasa a ser su mano derecha. A medida que avanza la investigación, Chávez descubre que detrás del crimen pasional se esconde una red de narcotraficantes que involucra al joven oficial del que se está enamorando.

 

Mimado

Para lo que será el primer largometraje de Meta (que cuenta con el mismo equipo técnico que trabajó en “Elefante blanco”, de Pablo Trapero), Acenjo debió interpretar a un mozo de bar y compartir escenas con Bichir, Darín, Arana y Antonópulos. Más allá de lo extensa que resultó la jornada de rodaje (de 18.30 a 6.30 del día siguiente), el actor local se mostró muy entusiasmado y contento con la experiencia. “Estuvo bárbara, me quedé enamorado de todo. Primero pasé por peluquería, luego por maquillaje y de ahí a esperar mi turno para filmar. El rodaje se repitió varias veces por precaución de la directora”, señaló el pilarense.

 

- ¿Cómo te sentiste al entrar en escena?    

- Una maravilla. Ahora entiendo que hay dos puntas en la actuación: una es el teatro y la otra es el cine, quedando la televisión en el medio. Como tengo cierta experiencia en TV, me sentí cómodo frente a la cámara, no hubo nada de nerviosismo. Además, está bárbaro ser actor y que te mimen, algo que no siempre sucede. En este caso, te hacen ver que sos la estrella, más allá que cada pieza del equipo es importante para que la cosa funcione.

Comentarios