APUNTES DESDE LA OTRA VEREDA: La ferocidad se viste de blanco

domingo, 10 de junio de 2012 · 00:00

 

por Hernán Deluca

 

Como perro con dos colas. Imagínense, estaba dándole manotazos a las nubes, buscando un cacho de luz cuando llegó él. Sigilosamente, atravesó la puerta de la gloria y arrojó sus bolsos en mis oídos. Por un instante, las heridas dejaron de doler y se callaron, porque saben que la música sana. Al menos, lo que dura un disco.

 

Que Iggy Pop aparezca totalmente vestido en la portada del reciente “Après” es toda una novedad, (de impoluto blanco sobre una pared descascarada). Que el trabajo sólo se pueda escuchar o descargar desde la web (por ejemplo, desde el sitio vente-privee.com), es otra novedad. Y un garronazo para todos aquellos que disfrutamos con sumar un nuevo CD a la colección personal. 

Históricamente, a la Iguana siempre le costó editar sus trabajos. Para colmo, a la hora de difundirlo, las discográficas le sueltan la mano y lo dejan solo. Entonces, ¿el tipo qué hace?, junta a los Stooges y mete shows en cualquier lugar. ¿Las razones? Desconozco. Pero, está claro que Iggy se cansó. Por eso, ahora se manda solo, convoca a parte del equipo que estuvo detrás de su anterior y exquisito “Preliminaires (2009)” y autoproduce un disco de covers, mitad en francés, mitad en inglés. Cole Porter, Frank Sinatra, The Beatles, Serge Gainsburg, Edith Piaff, etc. Ahhhh, suspiran las chicas al leer la lista.

Y, realmente, las chicas tienen con qué deleitarse gracias a esa voz que sabe poner James Newell Osterberg, Jr. (tal es su verdadero nombre), cuando se acerca a su admirado Leonard Cohen. En cambio, los muchachos creemos que estamos escuchando a un viejo amigo que, durante nuestra juventud, se revolcaba junto a nuestro salvajismo y ahora baja veinte cambios. También, como nosotros.

¿Deleitar dije? Anoten: “Michelle”, “La vie en rose”, “Et si tu n’existais pas”, “Les passantes” y mucho más. Una dulzura que cachetea y acaricia.

En el citado “Prelimianires”, Iggy Pop se sacó las ganas de cantar aquellas canciones que lo habían acompañado durante gran parte de su vida pero que estaban muy lejos de su estilo. Escuchar de su boca “Los pájaros muertos” o el jazzero “How insensitive” de un tal Antônio Carlos Jobim, dejó a más de uno con la boca abierta. Para bien. Por eso, no sorprende esta apuesta que va mucho más lejos. Y nos sentimos cómodos y agradecidos por este momentáneo cambio de rumbo que aún continúa.

“What is this thing called love”, el clásico de Cole Porter cantado por Iggy te clava las uñas en ese lugar que estabas resguardando para… ¡y te hace bien! Piano, contrabajo y una voz que abraza. El poder de la música. Ni hablar cuando llega “Only the lonely” el tema de Sinatra. La idea del amigo que te habla se refuerza con eso de los pequeños y solitarios sueños.

La aparente obviedad que podemos imaginar al ver en el tracklist títulos como “Michelle” y “La vie en rose” desaparece al escucharlos. Juguetonas, las versiones nos dibujan una sonrisa y, por un momento, la melancolía queda fuera de foco. Será esa una imagen que volverá a tener nitidez en su nueva movida que, por lo que dicen las noticias, vendrá a puro rock. Antes, calmemos los demonios con estas canciones.

 

Comentarios