Soy mano: Vienen por todo

por Víctor Koprivsek

sábado, 11 de febrero de 2012 · 00:00

 

Envenenan, corrompen, humillan, saquean, reprimen. El pueblo se reagrupa pero los golpean en Tinogasta, Catamarca. Vecinas y vecinos intentan detener a los camiones con materiales contaminantes que van a La Lumbrera. Cianuro y explosivos para una de las minas a cielo abierto más contaminantes del mundo. Miles de millones de litros de agua son envenenados por día allí.

Y Buenos Aires duerme, sigue soñando el sueño egoísta y extranjero indiferente a la Argentina profunda.

Balas de goma, gases lacrimógenos, palos y perros para el pueblo que se enfrenta en los caminos solitarios de las provincias contra las grandes corporaciones.

Infantería, policía, funcionarios judiciales, gobernantes al servicio del saqueo.

Vecinas y vecinos que defienden la tierra, el agua, la naturaleza, golpeados, baleados, arrastrados, humillados.

Veneno vertido en los ríos, montañas convertidas en ceniza y todo por qué… Oro.

Pueblos originarios devastados, desaparecidos para siempre con sus culturas, sus voces, canciones, miradas, sonrisas. Cuando llegaron y saquearon, violaron, instalaron la muerte con perros y enfermedades, pólvora y dogmas. Y todo por qué… Oro.

Hoy, quinientos años después, después de dictaduras, sarmientos, torturas, exportaciones, tuberías, asfaltos, soberanías, escuelas, municipios, asociaciones civiles, secretarías, gobiernos, periodistas y mediocres, siglos después del arribo del primer barco, siguen llegando de los nortes del mundo, trayendo veneno, sembrando corrupción, dividiendo al pueblo.

“Veladero” es el proyecto minero de la empresa canadiense Barrick Gold, está ubicado a 320 kilómetros al noroeste de la capital sanjuanina y a unos 4.850 metros de altura. Comenzó a gestarse en 1994 y cuenta con el apoyo del gobernador José Luis Gioja.

“Navidad”, también canadiense, se trata de uno de los yacimientos de plata y plomo más grandes del mundo, está ubicado en la localidad de Gastre, en Chubut, zona de pequeña ganadería y cría de guanacos. Cerca de allí funcionó Mina Ángela, la mayor experiencia de minería metalífera en la provincia. Sólo quedó de ella un enorme depósito de residuos tóxicos que envenena con cadmio el agua y los animales de la zona.

En Río Negro está “Calcatreu”, la compañía canadiense Aquiline Resources trabaja desde hace 3 años en la puesta en funcionamiento de esta mina de oro y plata a cielo abierto (con uso de cianuro), en la localidad de Ingeniero Jacobacci.

En Andacollo, noroeste de Neuquén, opera la empresa minera chileno-canadiense Andacollo Gold, que en 2001 obtuvo un crédito del gobierno provincial para reiniciar la actividad minera. 

“San Jorge”: proyecto de cobre y oro ubicado en el valle de Uspallata, a 90 kilómetros al noroeste de la capital mendocina y 2.500 metros de altura. Pertenece a la empresa japonesa Nippon Mining & Metals. Las comunidades advierten que atentará con su forma de subsistencia tradicional: la agricultura.

“Cerro Vanguardia” es un yacimiento de oro y plata a cielo abierto (cianuro) en Santa Cruz, cuya concesión comprende 514 kilómetros cuadrados. Comenzó a construirse en 1997, la extracción se inició un año después y su vida útil llegará hasta el 2027.

Minera “La Alumbrera” funciona desde hace 12 años en Andalgalá, Catamarca. Se encuentra entre los 10 grandes emprendimientos de cobre del mundo (exporta 190 mil toneladas anuales) y entre los 15 de oro (23 mil toneladas). Es la mina más grande de Argentina y está gerenciada por un consorcio de empresas: la suiza Xstrata y las canadienses Goldcorp y Northern Orion. Remueve por día 340 toneladas de roca, y utiliza por minuto 66 mil litros de agua.

Ahora la multinacional canadiense Barrick Gold Corporation pretende explotar a cielo abierto una mina de oro y plata en el cerro Famatina, en La Rioja. Sólo la movilización social pudo detener este proyecto contaminante. Pero no se fueron, esperan el descuido para avanzar con el saqueo y la contaminación. n

 

Comentarios