Cuatro pilarenses eligen sus grandes valores del tango

Convocados por El Diario, los artistas Ramón Núñez, Hugo Alba, Diego Blanco y Leonardo Campos hablan sobre el exponente del 2 x 4 que más admiran.
domingo, 9 de diciembre de 2012 · 00:00

Bandoneón mayor

Más allá de la enorme admiración que siente por el músico Roberto Grela, el guitarrista Ramón Núñez (69) dijo que su mayor referente en la música ciudadana es Aníbal Troilo (1911-1975), al que definió como el “bandoneón mayor del tango”. “Todo lo que él toca, desde ‘La cumparsita’ y ‘Desde el alma’, es extraordinario, por eso siempre me gustó”, manifestó el guitarrista derquino, que recientemente celebró sus 55 años con la música.

Por un lado, remarcó la “finura y la maestría” con la que acompañó a muchos cantores (entre ellos Roberto Goyeneche, Edmundo Rivero y Roberto Rufino), a la vez que hizo hincapié en ese timbre tan especial que impuso a través de los años. “Tocaba con mucho sentimiento y armonía, además, tenía una melodía muy particular. La clave es que se entiende perfectamente lo que toca, creo que por eso era admirado por todos”, expresó.

 

“Lo considero un maestro, siempre es un placer escuchar la obra de Pichuco”, añadió Núñez, a la vez que destacó que su tema favorito de Troilo es “Inspiración”. 

 

Gran aporte

“Si bien son muchos los tangueros que admiro, creo que el que más me influenció es Horacio Salgán”, apuntó Diego Blanco (29), bajista de la formación de tango Terceto Murillo. “Si bien queda claro que Astor Piazzolla fue el músico que cambió el género, lo cierto es que Salgán (1916) también hizo un gran aporte, ya sea desde la manera de tocar y la arreglística”, señaló, a la vez que hizo hincapié en su labor con diferentes formaciones, ya sea en orquesta, en dúo con el guitarrista Ubaldo de Lío o junto al Quinteto Real.

“Es un tipo que tenía otra cabeza y una forma de tocar muy personal”, señaló Blanco sobre Salgán, a quien descubrió y comenzó a escuchar a través del estudio. “Lamentablemente, nací en una época en la que el tango no era una música que se escuchaba todo el tiempo. En tiempos de mis abuelos, este género musical se escuchaba permanentemente en las radios, en cambio, nosotros hoy en día lo tenemos que estudiar”, reflexionó el bajista, que a la hora de elegir una obra favorita de Horacio Salgán, se quedó con “A fuego lento”.

 

Innovador

 

“Para mí, el mayor referente del tango es Astor Piazzolla”, disparó ante la consigna de El Diario, el actor y director de teatro Hugo Alba (58), quien actualmente integra los elencos Face Teatro y Abriendo Caminos. Destacándolo como uno de los músicos del género más importantes del siglo XX, el delvisense puso el acento en lo innovadora que fue la obra de Piazzolla (1921-1992). “Es un tipo que estudió armonía y música clásica, en su juventud le hizo arreglos a Aníbal Troilo, e incluso tocó con él. Luego comenzó a innovar, cambiando los ritmos, el timbre y la armonía, por lo que fue criticado por los tangueros de la Guardia Vieja. Años después fue reivindicado por los intelectuales y hasta por los rockeros”, dijo.    

Alba recordó que lo primero que escuchó de Piazzolla fue “Balada para un loco”, y aunque no le gustó (“me sonaba raro”, explicó), decidió seguir profundizando su obra. “Me mató con ‘Adiós Nonino’, a partir de ahí comencé a escucharlo de otra forma. A través de su música veía imágenes de Buenos Aires: las calles empedradas, taxis pintados de amarillo y negro y los bares”, reconoció el actor y director, al tiempo que destacó su preferencia por el tema “Soledad”, que es utilizado en la obra “Pugliese y D’Arienzo” (Face Teatro).

 

Un bohemio

 

El cantante Leonardo Campos (25), quien se encuentra al frente del grupo Cuerdas del Rock, declaró que su mayor referente en la música ciudadana es Agustín Magaldi (1898-1938). “Es un groso de verdad, sus letras tienen una bohemia muy especial”, expresó este músico de Manuel Alberti, quien llegó a su obra a través de un amigo varios años mayor que él. “Yo venía vinculado al tango por el lado de mis abuelos, pero cuando este loco me hizo escuchar ‘Disfrazado’ me atrapó, me pareció increíble lo que decía la letra. Me gustó esa bohemia que transmitía, es un tema que habla del barrio, del verano y la comparsa, y en cierta forma me sentí identificado, ya que bailé en una murga cuando era chico”, contó. 

 

Asegurando que es lo más parecido que hay a Carlos Gardel, Campos manifestó a El Diario que lo que rescata de Magaldi es su transparencia y frescura al escribir. “Me gusta mucho su perfil de bohemio, a través de sus letras te las chantaba todas”, apuntó, al tiempo que hizo hincapié en su predilección por el tema “Vagabundo”.

 

Comentarios