“Tenía vergüenza de expresarme en poesía”

El escritor y columnista de El Diario debutó en el género poético con una obra que hace foco en los desamores, las locuras y la muerte.
martes, 6 de noviembre de 2012 · 00:00

 

“La poesía se tiene que sentir, eso es fundamental. Tiene que tener el poder de llegarte, de golpearte”, disparó el escritor Horacio Pettinicchi. Y eso es lo que se propone a través de su nuevo libro “Letras herejes… desamores, locuras y muerte”, en el que por primera vez se aparta de los cuentos, para sumergirse de lleno en las aguas del género poético.

 

La obra, publicada recientemente por Editorial Mis Escritos, fue íntegramente solventada con dinero que el autor (responsable desde hace años de la columna “Octubreando”, que semanalmente sale en El Diario) recibió como premio en un concurso literario organizado -a principios de este año- por la Unión Cívica Radical, conmemorando su 120º aniversario. 

“La verdad es que esto de editar un libro siempre resulta algo novedoso, es algo a lo que uno nunca se acostumbra. Considero que publicar un libro no es ‘un hijo más’, ya que en realidad no sabés si es tu último hijo en tu vida o si van a venir otros”, expresó el escritor.

- ¿Cómo fue esa experiencia de escribir poesía?

 

- Desde mi punto de vista, escribir poesía resulta sumamente complicado. Tanto en cuento como en novela, podés ficcionar a lo loco, aunque siempre hay un poquito del autor. Pero en la poesía no: ahí te desgarrás, te abrís y exponés. Creo que el que lee poesía está viendo el interior de alguien, será por eso que me costó tanto, hay un poco de vergüenza tal vez. 

 

Poesía visceral

Pettinicchi encaró el desafío de escribir poesía (“no me gusta la poesía con ritmo, respeto absolutamente todos los estilos, pero aquí no hay rimas”, confesó) para abordar –a través de “Letras herejes” – tres temas estrechamente ligados a la vida: el amor (o mejor dicho el desamor), las locuras y la muerte. Se trata de una recopilación de poemas escritos en los últimos cinco años, más un cuento (“Romance de la luna y la mujer”) que cierra la obra.

“Empecé a hacer una selección de los textos que tenía guardados, con la idea de armar un libro que gire en torno al amor, la locura y la muerte. La verdad es que me quedó mucho material afuera, así que si gano otro premio, tal vez publique otro libro”, dijo el escritor, quien por el lado de la poesía, tiene como maestros a Juan Gelman y Roberto Santoro.

- ¿Cuál es tu postura ante estos tres tópicos que abordas en tu nueva obra?

- ¿Quién no se enamoró y se desenamoró? ¿Quién no tuvo locura? ¿Quién no muere un poco todos los días? Son las cosas que más nos pegan. Yo creo que se escribe sobre muy pocas cosas: amor, odio, vida y muerte; son las cosas básicas sobre las que alguien puede escribir. Lo que no vas a encontrar en mi libro son palabras hermosas, no vas a hallar nada adornado. Yo lo considero muy visceral, muy de adentro. No busqué adornar palabras y que queden lindas, mi intención fue expresar esas cosas que tengo adentro, y tirarlas ahí.

 

No al ensayo 

- ¿A partir de “Letras herejes”, la poesía pasó a ocupar un lugar importante en tu vida de escritor?

- Sí, la verdad es que yo tenía vergüenza de expresarme en poesía. Además, conocés un montón de gente que escribe poesía en serio. Alguna vez tenía que animarme y hacerlo… lo que nunca voy a hacer es ensayos, eso seguro.

 

Comentarios