El diálogo en la diversidad, en una muestra de Alejandro Marmo

El artista radicado en Pilar presentó la exposición “Evita, el Cristo Obrero y los Caballos de Polo” en la UCA, en Puerto Madero. Más de 50 obras entre pinturas, esculturas e instalaciones.
sábado, 17 de noviembre de 2012 · 00:00

por Celeste Lafourcade

c.lafourcade@pilaradiario.com

 

 

Lo popular y lo elitista, el peronismo y la religión, el trabajo y la fe, lo opuesto y lo diverso dialogan en el pabellón de Bellas Artes de la Universidad Católica Argentina en la muestra del artista Alejandro Marmo denominada “Evita, el Cristo Obrero y los Caballos de Polo”, que permanecerá abierta hasta el próximo 10 de febrero. 

La exposición fue inaugurada el último miércoles ante más de cien personas en el espacio ubicado en el barrio porteño de Puerto Madero donde continúan expuestas más de 50 obras entre pinturas, esculturas, fotografías e instalaciones del artista radicado en Pilar, autor de la idea de instalar los murales de Evita en la Avenida 9 de Julio.

“Es una muestra para unir a una sociedad en debate y polarizada”, afirmó Marmo en diálogo con El Diario, para agregar que “el arte es un vehiculo de comunicación y de articulación para construir consensos entre todas las clases sociales, el arte educa y pacifica”.

Algo provocador, desconcertante a primera vista, el nombre de la muestra también encierra una invitación a unir realidades.

Por un lado, la figura de Evita que según Marmo “trasciende lo político y ya es un ícono cultural”, asociada a la del Cristo Obrero, también trabajada por el artista que cree “en un Cristo solidario, trabajador y evangelizador, no en el de la estampita” y finalmente los caballos de polo, emblema del deporte de elite que Marmo se propone desmitificar y acercarlo a la cultura popular.

Por primera vez, desde la apertura del pabellón de Bellas Artes de la UCA, la muestra fue inaugurada por el Cardenal Jorge Bergoglio. Por otra parte, la exposición cuenta con el patrocinio de la Municipalidad del Pilar.

 

Obras

“Evita, el Cristo Obrero y los Caballos de Polo” propone un recorrido por una serie de obras emblemáticas y otras inéditas del artista, nacidas en el seno del proyecto que fundó a mediados de la década del 90 denominado “Arte en las Fábricas” con el que llevó el arte a espacios productivos de trabajo.

A través de esta iniciativa, trabaja con obreros y sectores excluidos en la construcción de obras de arte que luego son exhibidas en espacios públicos.

Son de la partida de la muestra pinturas de la serie “Los Abrazos” y “La Mirada”, en esculturas el “Mural de los Abrazos” que próximamente se instalará en el hospital Materno Infantil de Mar del Plata, “Caballos de polo”, “Caballo de Ajedrez”, “Cristo Obrero del Conurbano”,  en instalaciones “Los dados de la eternidad”, “Evita” –réplica del mural-, entre otras.

 

Dónde y cuándo 

Abierta de martes a domingo de 11 a 19hs. Pabellón de Bellas Artes de la UCA. Alicia Moreau de Justo 1300. Puerto Madero. Entrada libre y gratuita. Abierta hasta el 10 de febrero de 2013.

 

Murga, polo, Fátima y Puerto Madero

Entre bombos y redoblantes, la inauguración arrancó con una presentación en vivo de la murga  “Liberadores de Sueños” de la localidad de Fátima. Varios de sus miembros participaron, a su vez, de la construcción de uno de los Cristos exhibidos en la sala.

“Unimos la diversidad, por un lado el polo y por otro, la murga que es un elemento de integración social”, explicó Alejandro Marmo, para añadir que “Pilar es una región donde hay un choque muy fuerte entre cultura country y autóctona de los barrios que quedaron al margen de la urbanización, el arte puede unir a todas las realidades sociales”.

Por otra parte, en diálogo con El Diario, Guillermo Velásquez, director de la murga aportó: “desde mi punto de vista como trabajador social para los chicos fue un espacio de formación el hecho de haber ido a un lugar que nunca habían ido, había chicos que incluso no conocían Capital, y vincularse con una clase social con la que ellos no tratan”.

Al mismo tiempo, remarcó la importancia de que los jóvenes hayan sido protagonistas y no simples espectadores de la jornada. “Fue pura acción lo que hicieron y se sintieron muy cómodos”, concluyó.

Comentarios