Por el mundo, bailando tango

Durante los próximos 3 meses, el pilarense dará clases en Francia, Bélgica, Holanda y Rusia.
sábado, 10 de noviembre de 2012 · 00:00

Una vez más, el bailarín pilarense Néstor Azorín se encuentra recorriendo el mundo de la mano del tango, una danza que cada vez tiene más adeptos en todas las latitudes. A un año de su última experiencia en el exterior (trabajó durante 3 meses en Rusia), el crédito local volvió a subirse a un avión –viajó a Europa el martes último– para cumplir con una serie de compromisos que lo mantendrán ocupado hasta los primeros días de febrero de 2013.

En lo que resta del mes, Azorín se moverá por Francia (Lille, París), Bélgica (Mouscron, Bruselas) y Holanda (Maastricht), destacando que en algunos casos se trata de ciudades que visitará por primera vez con fines laborales, es decir dictar clases o hacer exhibiciones.

 

“Voy a trabajar con Gladys Fernández, una bailarina argentina que vive en Europa hace 15 años. Me contactó para hacer algunos trabajos con ella”, declaró el bailarín a El Diario.  

 

Unos días antes que finalice noviembre, el pilarense volará a suelo ruso (más precisamente en la zona de Siberia), donde se instalará hasta su regreso a la Argentina. “Aunque el viaje del año pasado fue bastante organizado, esta vez tengo todo mucho más programado. En general voy a trabajar en estudios, milongas y en una escuela, en el caso de Rusia”, señaló. 

En estos casos, Azorín suele armar las clases en base a determinadas pautas que le indican aquellos que lo contratan. Si bien son orientadas a todos los niveles, generalmente suele enseñar a bailarines intermedios y avanzados. “Tanto en París como en Bruselas, el tango tiene mucha llegada, sobre todo porque hay milongas que abren diariamente. En cambio, en Rusia no hay tanta movida, aunque sí funcionan varias escuelas”, manifestó.

Más allá de lo laboral, Azorín reconoció que experiencias de este tipo lo transforman en un privilegiado. “Cada vez que viajo, el disfrute siempre es doble. No todos tienen la chance de conocer otras ciudades del mundo, y menos aún haciendo lo que les gusta”, subrayó.

 

Comentarios