Soy mano: La alegría de hacer

por Graciela Labale
sábado, 27 de octubre de 2012 · 00:00

Con su habitual sabiduría, sencilla, casi de café, dice Eduardo Galeano: “Son cosas chiquitas. No acaban con la pobreza, no socializan los medios de producción y de cambio, no expropian las cuevas de Alí Babá. Pero quizá desencadenan la alegría de hacer, y la traduzcan en acto. Y al fin y al cabo, actuar sobre la realidad y cambiarla aunque sea un poquito, es la única manera de probar que la realidad es transformable.”

Y así sucede por aquí, muy cerquita, en el barrio Peruzzotti, en la Biblioteca Palabras del Alma. Allí fuimos a parar unos cuántos, como las chicas y el chico de La Mesa, que pensamos como el uruguayo “que la realidad es transformable”. Y ahora enfrentamos un nuevo desafío: la construcción del edificio propio para la querida biblio, que hoy por hoy funciona en una casa alquilada, por lo que no queda otra que arremangarse y ponerse literalmente manos a la obra. Cada uno con lo que puede, cada uno con lo que sabe, con lo que desea puede arrimarse y colaborar. Por ejemplo, hoy mismito es un buen programa acercarse a Garibaldi 1754 para ver en vivo y en directo todo lo que allí sucede. A las 15.30 hay una charla abierta sobre salud con los médicos de la salita, a las 17.45 una reunión para el viaje solidario a Misiones, que se hace todos los años, porque las ganas de dar no se agotan en el barrio. Un rato más tarde, a las 18.30, la ficción se instala entre libros, dibujos y tazas de leche. La Comedia del Pilar y Rozza Orzuzza llevan la puesta de “Lombrices” para que tod@s tengan acceso a disfrutar del teatro. Ya de noche, a las 21.30, la cosa sigue en Pilar, más precisamente en el Píccolo cuando la gente de UT8 presente una función de “La fiaca” a total beneficio de la biblio, con una entrada de $30.

Y para seguir reuniendo fondos, el programa sigue con una cena show el próximo 10 de noviembre en el Instituto Madre del Divino Pastor y las infaltables ferias americanas para que cada moneda recaudada se convierta en ladrillos. Y para que, de acuerdo al mismísimo ideario de Palabras del Alma, “entre todos construyamos un mundo más justo con lugar para todos”… “para ayudar a ponerle palabras al sufrimiento y colores y arte. Para ayudar a expresarlo y compartirlo comunitariamente para que el sufrimiento pueda transformarse en autoestima, superación, proyecto, utopía, alegría. Y cuando se logra aunque sea un poquito de todo eso, sentir que nuestra tarea tiene sentido”. ”Porque queremos que todas y todos los vecinos tengan acceso a sus derechos culturales y así puedan ser protagonistas de su propio destino y menos víctimas de la Historia. La biblio apunta a lograr estos objetivos a través de una propuesta horizontal, democrática, comprometida, abierta a todos los que quieran sumarse y en abierta opción por los más pobres”.

Comentarios