OCTUBREANDO: Vientos de mayo

por Horacio Pettinicchi
octubreliterario@yahoo.com.ar

martes, 24 de mayo de 2011 · 00:00

 

 Contaba mi viejo, que en el mes de mayo nacía la vida en su pueblito de la Baja Italia. Fragancia de flores y un dulce aroma de mujeres en celo invadían los sentidos, y la Diosa Bona Dea, diosa de la fertilidad, bailaba rondas con los jóvenes alrededor del Árbol de Mayo, fecundando vientres que en nueve lunas traerían nuevos brazos para labrar la esperanza de una nueva tierra.

Para nosotros, sobrevivientes sesentistas, mayo nos acerca vientos con olor a revolución, a pueblo en la calle, a palabra viva expresando su cansancio, su indignación ante tanta hijoputez que nos desgobierna.

Mayo es sinónimo de la Primavera de Praga y su no acallado grito contra el régimen stalinista, es el pedir lo imposible del Mayo Francés, mayo para nosotros es la honestidad de Agustín Tosco liderando la rebeldía mediterránea en el ‘69, inicial grito que encendió la mecha de la revolución traicionada.

Mayo es la protesta de generaciones estafadas marchando, construyendo propuestas para transformar el injusto sistema en el que vivimos. Mayo es la necesidad de indignarse contra la indiferencia de los gobiernos, el no resignarse ante el consumismo insaciable o la deshumanización del sistema.

Aún hoy, con mis huesos cansados y mi semen lerdo, mantengo intacta mi capacidad de sentir la bronca a flor de piel, de indignarme ante el oprobio, porque aún creo en el eterno sueño.

Un fantasma recorre el mundo, decía el viejo Marx, una nueva esperanza está naciendo en la Puerta del Sol con el Movimiento de los Indignados, queda en nosotros pues, que este nuevo amanecer no se diluya en un mero gatopardismo, en que todo cambia para que nada cambie.

Comentarios