Quedó al borde del milagro

Tenía que ganar la revancha por 17 puntos o más y a 24 segundos, estaba 90-72. Tuvo dos libres y la pelota pero no los supo aprovechar. Y CADU le robó el pase a la final en la última bola (90-74).
martes, 20 de diciembre de 2011 · 00:00

 

La ilusión del Clausura se terminó para Atlético, más allá del triunfo.

 

Atlético Pilar estuvo a segundos de concretar una reacción espectacular y meterse en la final del Torneo Clausura 2011 de Primera División de la Asociación de Básquet Zárate-Campana.

Luego de la derrota del viernes en Zárate por 79-62 visitando a Defensores Unidos, tenía que vencer en Pilar por 18 tantos o más para poder avanzar.

Con un gran trabajo a lo largo de 39 minutos, lo estaba consiguiendo. Se imponía 90-72 y disponía de 2 libres y la pelota, tras una antideportiva pitada a CADU.

Increíblemente, desperdició todas sus oportunidades. Falló los dos libres, eligió una mala ofensiva y perdió el balón. Para completar un combo lapidario, le cometió falta a Pablo Cominguez y el pivote zarateño anotó sus dos intentos.

Entonces, el Celeste recuperó el boleto a la final. El 90-74, que se dio luego de un intento desesperado de Leandro Basterrica, que terminó pidiendo falta, hizo que Atlético cayera por 1 en el ida y vuelta. Increíble.

Una topadora. Atlético fue una tromba de entrada. Con 7 puntos seguidos de Federico Michelini (9), más un doble de Diego Coroas (10), se adelantó 9 a 0 a los 2,30 minutos.

CADU se despertó con un triple de Coronato y se acomodó mejor en el campo, pero de todas formas, los de Jorge Urquiza sostuvieron su aluvión ofensivo en base a las penetraciones de Michelini y Sánchez (6).

Incluida la potencia de Coroas en la zona pintada, se fueron al primer descanso arriba 28-21.

En el 2º, el Rancho siguió ampliando ventajas. Los lanzamientos y penetraciones de Michelini (5), encontraron socios en Alejandro Abaz (7) y Ariel Billone (5) para llegar al entretiempo 47-30. En 20 minutos había conseguido borrar la diferencia de 17 tantos y empezaba el complemento con la serie empatada.

Reparto de monólogos. Billone (8) y García León (7) sostenían los ataques locales. Y les respondía Cominguez (11) como vía de gol confiable de los visitantes.

En la pelea de igual a igual, Atlético otra vez tomaba algo de luz y llegaba a la máxima de 19 (64-45), que le daba transitoriamente el pasaje a la final.

El Rancho siguió imponiéndose y tenía 18 de luz (80-62) a 3 minutos.

A falta de 1 minuto, luego de una técnica en contra de CADU la diferencia es de 17 (89-72). En la jugada siguiente, Michelini metió un libre para poner al Rancho a 18 (90-72) con 24 segundos.

Después, Miche le robó la pelota a Ritoli y recibió una antideportiva del propio base zarateño, que fue su 5ª personal. Dos tiros y reposición para los pilarenses. Todo a favor de Atlético para ir a la final.

Pero Fede no acertó ningún libre y el ataque terminó en pérdida. Cortó el balón Cominguez, recibió infracción y lo liquidó desde la línea. Increíble.

 

La síntesis

Atlético 90: Esteban Sánchez (7), Federico Michelini (16), Federico Roldán, Leandro Basterrica (8), Ariel Billone (17), Santiago García León (7), Diego Coroas (23) y Alejandro Abaz (12). DT: Jorge Urquiza.

Defensores Unidos (74): Andrés Dovale (7), Sebastián Ferreyra (4); Pablo Comingues (31), Francisco Coronato (6), Nicolás Montero, Rodrigo Ritoli 13, Facundo Pascolatt (6) y Juan Pablo Giménez (7). DT: Juan Martich.

Parciales: 28-21,19-9, 17-16 y 26-28.

 

El futuro

Urquiza espera un llamado

“Jugamos un partido brillante. Le ganamos a un buen equipo y defensivamente, fue terrible, no podían tirar al aro. Pero lo cerramos mal. Van a venir los beneficios ahora, pero ya está. El que se va soy yo.”

Contundente y explícito, el técnico de Atlético hasta las semifinales del Clausura dio a entender que su ciclo en la calle Ituzaingó estaría sentenciado. Y no por una decisión propia.

-¿Fue el final de tu relación con Atlético?

- Para mí sí, pero no está hablado. Todos son rumores. Estoy esperando que me vengan a citar los dos dirigentes que querían el proyecto nuevo. Hablé con (Ricardo) Di Giulio por el rumor, no me lo confirmó. Sé que los dirigentes que llevaron el club hasta ahora adelante, no quieren que me vaya, por eso estoy esperando. Veremos en qué termina.

-¿Creés que hay posibilidades de seguir?

- No, quiero escucharlos a ver que me dicen. Si me tengo que ir, no me voy a ir enojado, ni triste. Aprendí que esto es trabajo. Esto es como una empresa que vino un gerente nuevo y trae su gente. Esto hay que entenderlo así, aunque crea que haya trabajado bien y seriamente. Lo que estoy esperando es que me vengan a hablar para que den la cara, eso es lo que molesta. Sé que club voy a tener, eso es lo de menos. Veremos qué sale.

“No estoy incómodo en el club, para nada. Es más, si me dejan este plantel, con algún retoquecito, va a estar en la conversación y no sólo en el torneo local, sino también en el Provincial. Si tengo que irme, me han cumplido en todo. Yo estoy acá por Quique (Zúccaro), por Mauro (Gentiluomo) y las cosas después van cambiando. Si me tengo que ir no me voy mal, de ninguna manera”, completó sus argumentos.

“Esto fue gente que vino este año y quiere traer su equipo de trabajo. Cuando me hablen, veremos”, insistió.

 

Comentarios