El especialista: El humo sigue sobre el agua

por Aldo Payalef*
sábado, 22 de octubre de 2011 · 00:00

 

Gillan y Morse, dúo picante a través de los años.

 

 

Los legendarios Deep Purple hicieron su aparición en Argentina por séptima vez tras otra de sus interminables giras alrededor del mundo. Sus presentaciones por suelo argentino comenzaron en Rosario el último viernes 14 de octubre y continuaron en Buenos Aires el sábado y el domingo siguientes en el Luna Park.

La mítica banda integrada por Ian Gillan en voz, Roger Glover en bajo, Ian Paice en batería, Steve Morse en guitarra y Don Airey en teclados, ofrecieron un abultado set list de clásicos que abarcan desde su primer álbum “Shades of Deep Purple”, de 1968, hasta su ultimo registro en 2005, “Rapture of the Deep”.

Deep Purple fue originalmente fundado por Ritchie Blackmore, Jon Lord y Ian Paice en 1968 y sufrió diferentes cambios de integrantes a través de su carrera siendo quizás su alineación más popular la integrada por Blackmore, Gillan, Glover, Lord y Paice en sus épocas doradas del álbum “Machine Head”, en 1972.

Es destacable mencionar el profesionalismo de sus integrantes a la hora de tocar rock duro y bien ejecutado, manteniendo constantemente, a través del show, la energía, la frescura y la vitalidad de una banda de músicos cuyas edades abarcan desde los 60 a 66 años.

Admirable todavía la capacidad vocal de Ian Gillan a los 66 años, quien se caracterizó por sus afamados alaridos y falsetes en los 70 que lo instituyeron como una de las grandes voces de la historia de la música rock y que aún hoy, a pesar de la obvia disminución de sus cualidades vocales debido el trajín de infinitas grabaciones y actuaciones durante más de 40 años, sigue brindando al público dignas interpretaciones de sus grandes éxitos.

Destacable el firme desempeño de Steve Morse en la guitarra eléctrica, tocando los clásicos riffs a la perfección, y sus solos siempre cargados de virtuosismo y admirable técnica. El resto de la alineación cumplió a la perfección y con maestría su rol de auténticos próceres del rock.

Durante su concierto del sábado 15, la banda arremetió tocando entre otros, sus clásicos “Highway Star”, “Space Truckin”, “Hush”, “Black Night” y el infaltable “Smoke on the Water”, canciones que fueron coreadas por toda la audiencia.

Un público que abarcaba un rango de edad desde los 20 a pasados los 50 años, salió del Luna Park con amplias sonrisas en su rostro.

El humo sigue sobre el agua, Deep Purple dio cátedra de rock.

 

*guitarrista del grupo D2 en V.

 

Comentarios