Novedad y calidad en música coral

El Grupo Vocal de Difusión exploró el repertorio coral del siglo XX. El sábado 29 llega Concierto Barroco.

sábado, 1 de octubre de 2011 · 00:00

 

El Grupo Vocal Difusión se despidió interpretando un tema de Silvio Rodríguez.

 

 

El sexto encuentro de esta temporada de Conciertos Pilar Golf tuvo como protagonista al Grupo Vocal de Difusión, dirigido por Mariano Moruja. El conjunto fue creado en 1982 por Ariel Alonso, con la intención de explorar el repertorio coral del siglo XX y difundir material escasamente abordado en nuestro medio. Su objetivo se encuentra plenamente logrado: en el programa abordado el sábado último en Pilar Golf pudieron oírse obras de Francis Poulenc, Carlos Guastavino, el finlandés Jaakko Mäntajärvi, Benjamin Britten, Fernando Moruja y Zoltan Kodály, las cuales, a pesar de no contar con el conocimiento previo del público, lograron emocionar y entusiasmar a todos.

En cuanto a su conformación, el grupo es un ensamble perfecto de voces profesionales, entremezcladas físicamente para lograr un efecto uniforme de sonido, que surge con armonías cuidadas y perfecta afinación. Fue notable el desempeño de los bajos en la segunda canción, apenas desfigurada, del ciclo de Francis Poulenc, como también en el bocca chiusa final de “Canticus Calamitatis Maritimae”, de Mäntajärvi. Esta obra en especial causó gran impacto en los espectadores desde su comienzo, con la exhalación de los coreutas simulando el frío del Mar Báltico. La partitura evoca con maestría el trágico hundimiento del Estonia, uno de los imponentes ferries de pasajeros que atraviesan ese mar, sucedido el 28 de septiembre de 1994, en la travesía de Tallin a Estocolmo. El texto está conformado por extractos de la emisión de Nuntii Latini (el noticiero semanal en latín que emite la Compañía de Radiodifusión Finlandesa), y por fragmentos del Salmo 107, musitado por el coro. Los solistas del GVD brillaron en sus intervenciones alternadas en el “Himno a Santa Cecilia”, de Britten, obra compuesta con especial énfasis en el particular ritmo del idioma inglés.

El maestro Moruja matizó el espectáculo con algunos comentarios didácticos, inusuales en los conciertos del GVD, sobre el fraseo, el rubato, la exactitud rítmica contrapuesta a la libertad rítmica, no sin antes agradecer la convocatoria a Pilar Golf y destacar las condiciones acústicas del auditorio. Después del vivaz “Mátrai Képek” de Kodály, vinieron tres bises: la chacarera “Campo afuera”, de Carlos Di Fulvio, matizada con algunas acertadas onomatopeyas rítmicas; “Amalia Rosa”, aire venezolano; y una versión coral de Beatriz Corona sobre “Entre el espanto y la ternura”, de Silvio Rodríguez.


Próxima cita

Conciertos Pilar Golf continuará el sábado 29 de este mes, a las 20.30, con la presentación de la soprano mendocina Verónica Cangemi, junto a los Solistas de la Orquesta Barroca Argentina. Interpretarán obras de Händel y Vivaldi.

Comentarios