Literatura

Soy mano: Invierno. Vacaciones locales. Amistad.

Por Graciela Labale

22 de julio de 2023 - 12:57

Vacaciones. Sábado 15. Tren Pilar/Devoto. Y la terrible caravana de miserias que hace rato nos acompaña por dentro y por fuera del tren. Con ese “entrevías” que nos tira en la jeta "el bien y el mal". Casas ampulosas donde sobra casi todo y ranchos apilados donde lo único que sobra es la pobreza. Tren. Amigos y familia. Encuentro de abrazos, mateadas y vinos generosos que estiran la sobremesa. El ayer y el hoy. Recuerdos y vivencias actuales. Cada cual con su forma de vida. Cada cual con lo que pudo construir. Cada cual con su carga de presente. Pero en movimiento.

Y Normi, amiga del alma que atraviesa su duelo, a la que siento y veo mejor que hace un tiempo atrás, cuando vivenciaba, día a día, el dolor de ver al ser querido declinar por más de 20 años. Lindo. Claro que sí, aunque sea duro acostumbrarse a la falta de Cachito. Y a la par la Mabelita y Miguel con su amor eterno e inclaudicable, estar con ellos es percibir que el amor es siempre más fuerte que el olvido. Pernocte en Villa del Parque. Al día siguiente plenario Labale, en Malaver. Asistencia casi perfecta. Único ausente mi amado Raúl al que se le dio por vivir en el Brasil profundo y Marta que tuvo el mal gusto de morirse. Y ese río de vinos pura herencia familiar.

Y sigo de gira vacacional. Última parada, Haedo, con dormida incluida por 2 noches, en lo de la Cris Alonso. Mi cuña. Mi hermana por elección. Y su prole. El primer sobrino. Ese del que recuerdo fotográficamente cada momento de sus 1ros años. Ahora junto a su compañera Vale y sus extravagantes tecitos traídos de la India con el relato de las experiencias exóticas andando por ahí, más la familia perruna que los rodea. Y más vinitos, ahora orgánicos. Jaaaaa. Y mi ahijada Lau, con su dulce hijo Fidel. Guerrera ella. Luchadora. De las que no se achica por nada, aunque la vida le dé algunas inesperadas bofetadas.

Y otra vez el tren, con un cortado de estación para atenuar el frío, a 500 mangos!!...ya es martes y la 1ra parte de las vacaciones por finalizar. Días con esas personas imprescindibles a las que a veces por distancia u ocupaciones varias dejamos de frecuentar sin quererlo. Quedó afuera el cafecito con la flaqui Adriana pero ya va a llegar.

No hacen falta ni dólares, ni euros, ni préstamos bancarios, ni pre-viaje y mucho menos pasaporte para este tipo de "viajes". Sólo el deseo de verse y abrazar.

Quedaba aún la juntada del Día de la Amistad con las y los pilarenses y la apapachada con los que viven lejos, pendiente. Cuando lean esta “bitácora de viaje” ya habrá pasado la fecha. Y mi alma sonríe, celebré los afectos por 4 días corridos y uno solo fue 20 de julio. Sólo gratitud.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar