Apertura

Artista "rescató" una esquina histórica y ahora es un espacio para la creatividad

La mosaiquista Silvia Kuhn inauguró su nuevo taller, ubicado en San Martín y Fermín Gamboa. Restauró una propiedad emblemática del centro. "La transformamos de patito feo a cisne", aseguró.

1 de junio de 2024 - 10:27

El centro de Pilar recupera una antigua esquina que ahora es un espacio para la creatividad y el arte: la mosaiquista Silvia Kuhn restauró una propiedad de San Martín y Fermín Gamboa y la convirtió en su nuevo taller, con una atmósfera similar a espacios que pueden hallarse en ciudades como Barcelona.

La inauguración oficial se realizó en la tarde de este viernes, con un evento abierto al público en el que la artista hizo de anfitriona, asegurando que “es la esquina más linda de Pilar”.

5e890c8f-b399-43aa-97dd-bd4988f9351c.jpg
ESte viernes se inauguró el taller de Silvia Kuhn en una esquina histórica del centro de Pilar.

ESte viernes se inauguró el taller de Silvia Kuhn en una esquina histórica del centro de Pilar.

En cuanto a la propiedad, hasta la década del ‘80 funcionó allí el Bar de Pati, con despacho de bebidas, billar y pool. Luego, se convirtió en una casa de antigüedades, El galpón de Pilar. Una vez que consiguió ubicar al dueño pactó el alquiler y puso manos a la obra.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/pilaradiario/status/1796898379282219026&partner=&hide_thread=false

En diálogo con El Diario, la mujer (que tiene varias obras instaladas en Pilar, como en el tanque de agua, el Hospital Sanguinetti, el hogar de ancianos o la Biblioteca Mitre), destacó “la puesta en valor de una casa que estuvo muchos años abandonada y la transformamos de patito feo a cisne. Me parece la esquina más linda de Pilar, realmente”.

El taller, además, va a tener muestras de mosaico permanente, así como la decoración en su exterior, a la que se le irán sumando más obras.

Compartir

Sobre la proliferación de las técnicas en Pilar, Kuhn señaló que “participamos con alumnas, hay mucha gente atrás de todo esto. Hay alumnas de muchos años, también vino gente de Chile y Uruguay en el último seminario que di, para aprender de muralismo y mosaico para llevarlo a sus ciudades”.

Por esto, expresó sentirse “orgullosa y encantada de estar en este lugar”, al tiempo a que aspiró a “que se transforme en un lugar de arte, un espacio para compartir. Los talleres también son eso, son grupos de amigos. Como el mosaico, es una reunión de partes. Las personas que venimos a estos talleres buscamos eso también”.

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar