Las colas eternas, ese karma pilarense

Las interminables filas en bancos y empresas de servicios, "lo que más odian" los pilarenses. Material del suplemento especial "A Pilar le gusta esto".
lunes, 9 de junio de 2014 · 00:00

 Colas. Filas interminables que consumen tiempo y ponen a prueba la paciencia. Cada día, miles de personas hacen cola para pagar, cobrar, preguntar, reclamar, averiguar, etc. No por nada la encuesta que indaga sobre gustos, preferencias y hábitos de consumo de los pilarenses dio como resultado que la actividad que más detesta el vecino de Pilar es “hacer colas en los bancos”.

El de los bancos es un problema que tiene varias aristas: además de la creciente “bancarización” de diversas transacciones o situaciones (como el depósito del sueldo), la mala distribución de las sedes y cajeros automáticos atenta contra un funcionamiento más amigable para el usuario. Solo basta con recorrer cualquier día la zona bancaria de Pilar –con la calle Tucumán como epicentro, además del Banco Provincia- y observar las largas filas de usuarios que en su mayoría esperan en la vereda, ya sea con el fuerte calor del verano, las lluvias o el frío invernal que ya está por llegar.

Además, los datos se podrían cruzar con los referidos al uso de Internet (ver aparte) y comprobar cuán bajo es todavía el porcentaje de usuarios que se han acostumbrado a realizar trámites a través de la Web.

En este sentido, no son nuevos los reclamos de la mayoría de las localidades por poder contar con banco y cajero propios, algo que sin dudas cambiaría para bien el panorama, descongestionando los locales.

Algo similar ocurre con el segundo puesto de la encuesta: los reclamos a empresas de servicios, aspecto que suele encabezar rankings de entidades como la Defensoría del Pueblo o la Dirección de Defensa del Consumidor. Reclamar y hacer valer los derechos se ha convertido en un suplicio, y al parecer Pilar no es la excepción.

El tercer lugar del escalafón fue ocupado por el traslado en medios de transporte público, otra de las cosas que los pilarenses odian hacer. Las quejas diarias sobre frecuencias, aumentos desmedidos, falta de recorridos o estado de las unidades apoyan lo respondido por los encuestados.

Asimismo, en el cuarto puesto apareció otra actividad que en los últimos tiempos se ha vuelto indeseable: otra vez las colas, pero en esta oportunidad en las empresas de celulares, a las que se suele ver atiborradas de clientes todos los días.

 

Rechazo

Una encuesta realizada a fin de año a nivel nacional por la Universidad de Palermo y la Consultora TNS Gallup (mencionada en el apartado sobre las actividades más placenteras), también consultó qué es lo que más odian hacer los argentinos.

Así, el estudio reveló que al 43% de los habitantes de este país no le gusta “hacer trámites”, situación que en Pilar puede englobarse en lo expresado anteriormente en cuanto a actividades en bancos, empresas de servicios o de telefonía celular. Coincidencia que demuestra que, al menos, los pilarenses no están solos en su disgusto cotidiano.

Por su parte, el 27% odia realizar tareas domésticas, y en tercer lugar aparecen –al igual que en Pilar- los transportes: viajar al trabajo o transitar por la ciudad terminó en aquella oportunidad con el 12% del total. Con el 10% de las menciones finalizó la opción “trabajar y estudiar”, y “hacer compras para el hogar” fue nombrado por el 9% de los encuestados.

 

Opinión

El usuario está cansado

por María José Cozzani*

El de las colas y la mala atención son problemas recurrentes: por ejemplo, en Derqui hay un solo banco (Provincia) para una localidad con tantos habitantes. Se mandó un acta para ver si se puede poner otro cajero, y seguiremos insistiendo.

Además de la fila, el usuario recibe mala atención y está cansado de no obtener respuestas, de no ser escuchado y de que no le solucionen sus problemas. Cada año, en la oficina las más denunciadas son las empresas de servicios públicos y telefonía celular, así como algunas concesionarias.

En el caso de los celulares las respuestas son malas, así como los servicios, no se consiguen líneas nuevas… Tenemos varias causas elevadas a la Comisión Nacional de Comunicaciones por estos motivos.

Por otra parte, meses atrás se aprobó la ordenanza sobre la presencia de libro de quejas en todos los comercios, algo que será importante. Llevará unos meses ponerla en marcha completamente, pero será un avance importante en la materia.

*Directora de Defensa del Consumidor

Comentarios