Detrás de la Moby Dick

Historiadores europeos investigan sobre una ballena que se exhibió en Pilar en la década del ’50. Estuvo varios días en el centro y atrajo a todo el pueblo.

Detrás de la Moby Dick

Corría la década del ’50, cuando el centro de Pilar se convulsionó con la llegada de una exposición atípica: la presencia de “La Moby Dick”, una ballena embalsamada en pleno centro.

Ahora, un grupo de historiadores holandeses que están investigando sobre el fenómeno de la exhibición de estos animales a mediados del siglo XX está detrás de aquella leyenda pilarense.
Theo ten Have es un artista plástico nacido en Holanda, dedicado además a la mitología. En comunicación con El Diario, afirmó haber leído la nota publicada en mayo de 2010, titulada “La Moby Dick” e incluida en el suplemento de mitos y leyendas “Que las hay, las hay”.
“Somos tres historiadores europeos que estamos rastreando las exposiciones itinerantes de ballenas durante los años cincuenta –explicó-. Nuestra investigación está especialmente centrada en las grandes ballenas de aleta (de unos 20 metros de longitud) que fueron embalsamadas, como la “Señora Haroy” (Europa Oriental y Nueva York), “Jonas” (Europa, África del Norte, Japón y Sudáfrica) y Goliat (Europa del Este e Israel).
El investigador comentó que “por una postal de Buenos Aires nos enteramos sobre una exposición de ballenas del 12 de agosto de 1956, en la esquina de 9 de Julio y Sarmiento. Pero no había ninguna mención del nombre de la ballena. Gracias a la nota de El Diario, ahora sabemos que Pilar estaba incluido en el itinerario”. Incluso, indicó que la misma ballena habría pasado por España y Gibraltar en el ’54.

Atracción
La Moby Dick llegó a Pilar en 1956 y fue colocada en la esquina de Belgrano e Independencia, donde hoy se ubica la Escuela 26. El lugar elegido para la exhibición guardaba todavía algunos rastros del parque temático “Evita” que funcionó allí por cinco años, destruido luego de la Revolución Libertadora.
El pueblo se alborotó ante la llegada del animal, de unos 30 metros de largo, con una piel que variaba en sus tonalidades de grises. Los encargados de poner orden eran hombres de puerto ataviados con los típicos gorros de lana. Además, alrededor del animal se colocaron cuadros con fotos que mostraban cómo la habían cazado.
Tal como afirman los historiadores europeos, La Moby Dick venía de hacer un periplo por diferentes ciudades del país. En Pilar estuvo entre tres y cuatro días, siendo visita obligada por todo el pueblo, especialmente por los más chicos. Sin embargo, dicen los memoriosos que la ballena emprendió la retirada algunos días antes de lo planeado, por el aroma con el que estaba cubriendo al centro… 
 
El dato
Theo ten Have es un artista plástico nacido en Holanda en 1958, dedicado además a la mitología.
Comentarios Libres