De la mano de un clásico de Pilar

“¿Quién da más?” Vuelven los remates para los buscadores de oportunidades

El próximo viernes se reanudan las subastas en G.R. Remates. Muebles, aberturas, objetos artísticos y de decoración pueden adquirirse a bajo precio.
domingo, 22 de agosto de 2021 · 08:13


Por Celeste Lafourcade
c.lafourcade@pilaradiario.com


“¿Quién da más?”, la clásica frase volverá a escucharse a partir del próximo viernes en el galpón G.R. Remates, que después de 18 meses reabrirá sus puertas. “Estoy contento de empezar nuevamente, tengo muchas expectativas”, afirma Gastón Ruzo, martillero público e hijo del pionero Filemón, que durante décadas fue sinónimo de las subastas en Pilar.

De su padre, que llegó a Pilar en 1956 luego de haber rematado en Del Viso y Tortuguitas, no solo heredó el apellido sino también la vocación, forjada a lo largo de las horas transcurridas en los galpones colmados de antigüedades. Con cariño, comparte anécdotas de quienes lo conocieron de pequeño, y asegura que “me cuentan que cuando era bebé me ponían a dormir en el cajón de un ropero mientras se hacían los remates”. 

El próximo 27 de agosto a las 18 continuará escribiendo la historia, que había retomado en 2018 y que la pandemia obligó a pausar. La convocatoria está abierta a todos  aquellos que quieran sumergirse en el mundo de las oportunidades a bajo costo. 
Respetando los protocolos sanitarios, el martillero ansía poder alcanzar el nivel de convocatoria histórico de la casa de remates, que llegó a reunir a medio centenar de personas en sus veladas semanales. 

Atractivo 
Ventanas, puertas, rejas, muebles, heladeras, adornos, cuadros. Aquello que se necesita y también la sorpresa de lo impensado es lo que hace de las subastas una experiencia imperdible para los curiosos y sobre todo, para los buscadores de oportunidades. 

Cuadros bien cotizados u objetos de decoración que más tarde fueron rematados a altos precios en Estados Unidos, son algunas de las “joyas” que ofreció al mejor postor el pilarense, en sus 50 años de trayectoria en el rubro. 

“Todo lo que puede haber en una casa o en un negocio, se puede encontrar, la mercadería es variada”, anticipa Ruzo, al tiempo que aclara que en su espacio no se fijan precios mínimos. Los valores surgen de la dinámica del intercambio. 

Esa adrenalina es lo que le otorga un plus a las transacciones, a diferencia de la compraventa convencional. “A mí me apasiona y es algo que a la gente le encanta: la puja, saber que las cosas no tienen precio y vos sos el que maneja eso, es emocionante”, explicó el martillero y aseguró que para gran parte del público que lo sigue acompañando desde la época de Filemón, “ir a un remate es una salida, como ir a comer afuera”.

Asimismo, más allá del interés por adquirir algún bien en particular, para muchos habitués de esta práctica, participar de ella “es una forma de vida. La gente que le gusta no se lo saca más, es una pasión”. 

Con el correr de los años, la convocatoria se fue ampliando a otro tipo de asistentes como comerciantes o quienes tienen su casa en obra. También a los jóvenes, aunque en este sector las adquisiciones de antigüedades se concretan en su mayoría a través de internet. 

Rentabilizar 
La otra pata del encanto de las subastas radica en la posibilidad de darle valor económico a aquellos objetos de los que necesitamos desprendernos. “Hoy que la economía no está pujante en el país, valorizar lo que dejás para comprar algo nuevo es muy bueno”, explicó el profesional.

“Todo aquel que se muda o que por ejemplo tiene un chico que ya creció y no sabe qué hacer con la cuna, tiene la posibilidad de traerla y acá se vende. Las cosas se venden baratas en el remate pero no se regalan, entre vender barato y no venderlo, mejor la primera opción”, enfatizó. 

En este sentido aclaró que G.R Remates no compra la mercadería sino que presta un servicio. “Yo remato y cobro la comisión”, precisó el martillero. Al mismo tiempo que remarcó que tampoco se dedica a la venta de artículos durante la semana. Si bien el galpón puede ser visitado por el público para conocer los artículos disponibles, todo intercambio se encuadra dentro de las subastas. 

En cuanto a la dinámica, cada una se prepara a través de un loteo, con un orden establecido. En general se reparten volantes donde se anticipa la mercadería a ofrecer, canal que en los últimos años fue complementado con la difusión a través de las redes sociales. “Es muy divertido, todo el remate es agradable, la gente es especial, conocí personas muy lindas”, concluyó Ruzo. l 


Dónde y cuándo
Viernes 27 de agosto a las 18. Dr. Levene 185. Pilar. “Valorizar lo que dejás para comprar algo nuevo es muy bueno”, Gastón Ruzo. 
 

Comentarios