Verónica Sitjes

La dama de las flores

Cuarta generación de una familia dedicada al cultivo de rosas. Desde su florería de Caamaño, reivindica el simbolismo de las flores y asegura que hoy las principales compradoras de ramos son mujeres.
domingo, 27 de junio de 2021 · 08:30


Por Celeste Lafourcade 


Mucho más que un trabajo, incluso que una vocación. Las flores son para Verónica Sitjes, sencillamente, su vida. Desde donde empiezan sus recuerdos, son el tema preponderante de conversación de la casa de Presidente Derqui, donde creció formando parte de la cuarta generación de una familia dedicada a producción de rosas. Desde hace cinco, tiene su propia florería en el centro comercial La Escala (Kilómetro 46). 

En el pequeño local vidriado bautizado “Floristería”, los ramos aparecen por todos los rincones, entre alguna que otra planta de interior. También hay fragancias, sahumerios y objetos para armonizar el hogar. 

Y detrás de lo que se ve en el confortable espacio, hay viajes de madrugada al mercado de flores, sacrificio y horas dedicadas a la puesta a punto y armado de los arreglos, que luego, en la calle, competirán con miles de objetos del infinito mundo de la regalería y lucharán por salir airosos de los cuestionamientos que salpican al amor romántico, para seguir adornando momentos.

-¿Qué significa regalar flores?
- Es muy simbólico. Cuando alguien viene a comprar flores me doy cuenta que lo que quiere es expresar un sentimiento. No está pensado desde lo que el otro necesita sino desde lo que uno quiere regalar. El que regala flores quiere sorprender. Muchas veces era el regalo que acompañaba a otro y con la crisis, se volvieron el único regalo.

-¿La flor no pierde vigencia?
- Yo creo que algo de vigencia perdió. Antes para los aniversarios o para San Valentín se regalaban flores y empezaron a competir con otras cosas. Además hubo mucha campaña en contra en los últimos años, pero el simbolismo de lo que representa una flor, el sentimiento, hace fuerza y muchas personas la siguen eligiendo.

Auto regalo
La campaña a la que se refiere la florista, de 40 años, está vinculada con la válida discusión en torno a ciertas formas de conquista en las que las flores parecen haber quedado –injustamente- atrapadas. 

“En muchas ocasiones, lo que me pasa es que el hombre tiene miedo de regalar una flor por cómo lo va a tomar una mujer y las mujeres dicen: ya nadie me regala flores”, explica Verónica. 

En paralelo y como una arista más del empoderamiento femenino, cada vez son más las damas que se abocan a la compra de sus propios ramos. En los últimos años, los arreglos que durante tanto tiempo habitaron las casas en calidad de agasajo y solo en fechas importantes, crecieron ampliamente como elementos permanentes de decoración. 

“Históricamente las flores eran para el cementerio o para regalar, no existía el consumo para uno mismo y ahora en mi florería lo que más vendo es para mujeres que compran para su casa”, aseguró la florista, que también se dedica a la ambientación de eventos y al armado de ramos de novia.

“Es un elemento de decoración alegre –remarcó-, que no está caro y podés cambiarlo todas las semanas. Es tener una energía linda”.

-Hay una revalorización de lo natural en la decoración: las flores, las plantas de interior.
- Sí, la planta de interior es un boom. Con la pandemia empezamos a pasar mucho más tiempo dentro de nuestras casas y hubo como una movida de decoración para que el lugar en el que vivimos sea más agradable y más amable. Desde las huertas, las plantas de interior. Hay una resignificación de lo que uno puede hacer por su casa.

-¿En flores cuál es la tendencia actual?
- Los arreglos verdes, con mucho follaje y hojas diferentes. Los repollos ornamentales, todo lo que salga de lo tradicional. También las flores que vienen de afuera y se empiezan a cultivar acá. Las hortensias, que nosotros estamos acostumbrados a verlas en plantas pero ahora se usan un montón como flor de corte. Las peonías, las dalias. 

-¿Las rosa sigue siendo “la flor”?
- Son como el clásico, pero que va perdiendo vigencia  año a año. Cuando van apareciendo nuevas especies más silvestres o más desestructuradas, las más tradicionales como rosas o claveles van perdiendo terreno.

 

Los secretos de una experta
• Siempre elegir flores de estación. Son las más baratas y las de mejor calidad.
• En este momento, el inicio del invierno, las recomendadas son: Repollos, Margaritas, Alelíes, Conejitos, San Vicente, Crisantemos.
• Asegurarnos de que el lugar donde las compramos, vendan flores frescas. 
• Todos los días cortarles un poquito el tallo en forma biselada y cambiar el agua del florero.
• Alejarlas lo máximo posible de la calefacción y las corrientes de aire, ya sea ventilador o aire acondicionado. 

Dónde queda la Floristería: IG: @floristeria_pilar. Caamaño 1175. Paseo Comercial La Escala. Pilar. Km. 46. 

Comentarios