ENTREVISTA: Roberto García Moritán

Entre la ayuda social, un futuro en la política y el amor de Pampita

El esposo de la modelo y conductora, desarrolla trabajos solidarios a través de su ONG Asociar. Muchos de ellos en Pilar, donde vive parte de su familia. “Ella me aconseja y me entusiasma”, sostiene.
domingo, 20 de junio de 2021 · 08:20


Por Celeste Lafourcade

En octubre del 2019 su nombre dejaba el resguardo del anonimato para saltar a la fama con la fuerza de una pedida de mano a orillas del mar a una de las mujeres más famosas de la Argentina, Carolina “Pampita” Ardohain, a dos meses de iniciar su noviazgo.

Desde entonces, Roberto García Moritán (44) –empresario gastronómico dueño de los restaurantes “La Mar” y “Tanta”- aprendió a convivir con la exposición y a gestionarla con mesura. Con la misma lógica, en medio de la vorágine que genera cada paso de su vida personal, encontró en el trabajo solidario una forma de vida.

Desde hace más de un año preside la ONG AsociAr, cuya labor se hizo más visible durante la pandemia y que encontró en Pilar el sitio para desarrollar muchos de sus proyectos. El distrito no le es ajeno, es el lugar donde viven sus padres y el epicentro de muchos encuentros familiares, esos que –asegura- su mujer le hizo revalorizar.

En una charla con El Diario, cuenta que fue ella, Pampita, la artífice de ubicar en su vida “a la familia otra vez en el lugar que tenía que estar” y también quien más lo anima a continuar por la senda de la acción social: “me hizo entender, en un momento de replanteos, que este tenía que ser mi futuro, el camino que tenía que elegir”.
 
-¿Cómo nace esta vocación solidaria?
- La tuve siempre. Tiene que ver con haber vivido tantos años en el exterior por el trabajo de mi padre, que es diplomático. Viví 5 o 6 años en Suiza, que eran bastante hostiles con los latinos, entonces eso me hizo trabajar desde la lejanía un sentido de pertenencia muy fuerte y siempre tuve mucho compromiso por todo lo que pasa en la Argentina. Tengo el recuerdo cuando era chiquito de ir con mi abuelo a Derqui a comedores, a ayudar, a hacer apoyo escolar. 

¿Cómo ves a Pilar?
- Es una buena metáfora de lo que es la Argentina, con estas divisiones sociales tan fuertes y tan marcadas y me parece que en ese sentido hay mucho por hacer. Es un municipio muy desafiante y además tiene las potencialidades mismas de la Argentina, gente con ganas, extensión territorial, riquezas naturales. Le tengo mucho cariño a Pilar. 

-¿Tenés pensado incursionar en política?
- Sí, lo pienso todo el tiempo. Yo siento que hago política hace muchos años, aunque no una política partidaria. En algún momento sé que me voy a meter, no tengo bien claro cuándo. Todo se está dando para que los tiempos se aceleren pero no quiero apurarlos. Se va a ir dando solo. 

-¿Desde algún espacio en particular?
- Hoy no tengo ningún espacio que me referencie demasiado. Yo sueño un partido que tenga la lógica de la educación y trabajo como único incentivo. Llegó la Argentina de la unión, del saber escucharnos, un poco más empática. Me parece que se necesita una renovación. En el caso de (Federico) Achával me alegró mucho que se metiera en política porque es sangre nueva, es joven, tiene entusiasmo y tiene compromiso. Ese es el camino. Buscar gente que haya sufrido alguna vez las dificultades de llevar adelante una Pyme, de pagar las cuentas a fin de mes. Necesitamos gente más conectada con la realidad de los argentinos.

-¿Pilar está dentro de tu órbita para el ejercicio más activo de la política?
- No me lo imagino en el corto plazo, puede ser en algún futuro. No en las próximas elecciones, porque no vivo ahí en este momento y no correspondería. No quita que le tenga mucho cariño y que en algún momento de mi vida me mude para allá, pero no en el corto plazo.  

Amor y hogar
“Ella es mi motor y junto a mis hijos, la razón por la que hago todo”. Roberto se deshace en halagos hacia Pampita. Está enamorado, lo celebra y se nota. Esperan para fines de julio a su primera hija en común, la tercera para él, que es papá de Santino y Delfina fruto de su matrimonio con Milagros Brito, y la quinta para Carolina, que es mamá de Blanca (fallecida en 2012), Bautista, Beltrán y Benicio junto a su expareja, el actor Benjamín Vicuña. 

En ocasiones, la modelo y conductora lo acompaña en sus acciones solidarias. La más reciente: la inauguración de una plaza de juegos infantiles en el Hogar Santa Marta de Derqui, en homenaje a Blanquita. “Ella –afirma- me aconseja, me acompaña, me entusiasma. Me aferró a mis convicciones y me alienta a entender que lo que estoy haciendo va en la dirección correcta”.

-¿Qué le aportó Carolina a tu vida?
- Certidumbre, valores, familia. En el rango de mis prioridades puso a la familia otra vez en el lugar que tenía que estar. Ella me hizo volver a querer tener esos domingos con muchos chicos, con asado de por medio, con lío, con gritos, con pañales otra vez. Me devolvió las ganas de volver a los orígenes y a los lugares más importantes de los valores familiares.

-¿Te costó adaptarte a que te reconozcan, a dejar el anonimato?
- Al principio me costó muchísimo. Pero la gente la quiere tanto que lo vivo con alegría y con mucho orgullo. Cada vez que alguien me reconoce y me trata con tanto cariño, entiendo que es la extensión del cariño que le tienen a ella. Además vieron que me brindo. Todo lo que hago, la propuesta de matrimonio, los pequeños gestos que he tenido, los hago porque son el sueño de ella y me propuse dentro de lo que es mi rango de posibilidades, tratar de hacerla lo más feliz posible. Así que si me queda un sueño por hacerle cumplir, voy a tratar de hacerlo. 

-¿Cómo te preparás para una nueva paternidad después de 15 años?
- Es muy curioso porque lo vivo con el mismo nervio, alegría y entusiasmo de los primeros. Creo que me va a encontrar cometiendo otro tipo de errores pero habiendo aprovechado todo lo que aprendí con mis hijos. 


“Pilar es una buena metáfora de lo que es la Argentina, con estas divisiones sociales tan fuertes y tan marcadas y me parece que en ese sentido hay mucho por hacer”.

 

“Yo siento que hago política hace muchos años, aunque no una política partidaria. En algún momento sé que me voy a meter, no tengo bien claro cuándo”.

 

“Ella (Pampita) me aconseja, me acompaña, me entusiasma. Me aferró a mis convicciones y me alienta a entender que lo que estoy haciendo va en la dirección correcta”. 

 

 

Capacitaciones laborales 

AsociAr Agustoni y un programa para la formación digital
“Somos una asociación civil sin fines de lucro que trabaja para la transformación social en barrios vulnerables de la provincia de Buenos Aires y de CABA”, explica a través de su página web la ONG AsociAr, que lidera Roberto García Moritán, la misma a la que hoy le dedica “un 90% de mi tiempo laboral” y con la que “hemos llegado a lugares de la Provincia que nunca creí que iba a ir a visitar”.

Junto al grupo de voluntarios que la integran, se lo vio en 2020 recorriendo barrios, entregando productos de limpieza y desinfección para afrontar la pandemia, ropa de abrigo y mercadería para comedores, dando a conocer así una faceta hasta entonces poco conocida pero que, para Roberto es, “casi una forma de vida”.

En 2021 los trabajos sociales siguieron y sumaron capacitaciones tanto digitales como en emprendimientos. El Partido de Pilar y en particular el barrio Agustoni, es uno de los escenarios más recurrentes para el desarrollo de los proyectos de AsociAr. Precisamente, en las últimas semanas, la entidad lanzó allí su iniciativa “Potrero Digital”, vinculada a la formación y al trabajo.

Se trata de un programa destinado a brindar capacitación en programación web y marketing digital. El mismo tiene una duración de cuatro meses y está pensado “incluso para personas que nunca en su vida fueron parte de esta década tecnológica y digital”, explicó el presidente de la ONG y agregó que para llevarlo a cabo “instalamos 10 computadoras”.

El curso es gratuito y cuenta con un alto porcentaje de inserción laboral. “Tenemos un 70% de eficacia en todos los otros lugares donde lo hemos puesto, así que somos bastante optimistas”, aseguró y anticipó que “si el programa avanza y va cumpliendo sus metas, vamos a seguir ampliándolo, la idea es que todo el que quiera se pueda anotar”.

Para el futuro, adelantó que “estamos armando un taller textil e imprentas”, así como “varios desarrollos productivos y formativos”. 


 


 

Comentarios