Gastronomía

La cocina latinoamericana renueva los sabores del centro de Pilar

Crecen las propuestas de gastronomía peruana y venezolana, con gran aceptación entre el público argentino. Además, hay almacenes para adquirir productos típicos. Un recorrido entre ceviches, arepas y tequeños.
domingo, 28 de marzo de 2021 · 08:12

Por Celeste Lafourcade

Tequeños, ceviche, arepas son palabras que desde hace algún tiempo no resultan ajenas a nuestro glosario gastronómico. El crecimiento de la inmigración latinoamericana, en especial la proveniente de Venezuela, trajo consigo nuevos sabores que los pilarenses vienen abrazando cada vez con más fuerza.

Desde hace algún tiempo el éxodo de restaurantes –y el cierre de otros tantos- dejó al centro de Pilar sin mucho para dar a quienes tienen ganas de salir a comer afuera. Sin embargo, de forma curiosa un segundo fenómeno se dio casi en simultáneo: la apertura de locales de comida latina que hoy concentran gran parte de la oferta gastronómica céntrica, combinando atención en salón con retiro en mostrador.

Rico Perú
Nacido en Perú hace 44 años, Wilmer Jiménez llegó a la Argentina hace 16 para desempeñarse como chef ejecutivo en una multinacional, trabajo que conservó por más de una década. Hasta que decidió abrir las puertas de su emprendimiento personal “Mi Rico Perú”, ubicado sobre San Martín (entre Lagrave e Hipólito Yrigoyen) que ya cuenta con dos sucursales en Lomas de Zamora y Florencio Varela.

En un local que sorprende por su amplitud, con patio interno incluido, ubicado al fondo de una pequeña galería y con una sobria decoración, “Mi Rico Perú” cuenta con una carta de 90 platos. En su mayoría son a base de pescados y mariscos, todos creación de Wilmer, que además cuenta con la colaboración de cocineros peruanos para ejecutarlos.

“Se utilizan productos totalmente elaborados en el momento y con condimentos que son nuestros”, afirma el chef y entre ellos, destaca el ají amarillo, elemento fundamental de los platos peruanos que consigue directamente desde su país de origen a través de comerciantes bolivianos instalados en Liniers.

Sopas, guisos, fritos, preparaciones al wok, pastas son algunas de las variedades que ofrece el lugar, además del infaltable ceviche “la bandera peruana en la comida”, como lo define Wilmer. En cuanto a la aprobación de este plato afirma que “como es pescado crudo a base de limón a muchos les cuesta la primera vez pero termina teniendo un 99% de aceptación, además es muy sano”.

Es que, según Wilmer, “el argentino es muy receptivo, siempre está esperando algo nuevo, salir un poco de la parrillada o la pizza”. En Instagram: @miricoperu.

A punto
Poco antes de que se declarara la pandemia, Ray Quintero junto a su mujer y a su cuñado decidieron embarcarse en la apertura de un local de gastronomía venezolana, bautizado “El Punto del Venezolano”, donde poner en práctica sus conocimientos en administración y su gusto por la comida de su país.

Las vicisitudes que trajo consigo el coronavirus no detuvieron el crecimiento del negocio ubicado en Tucumán casi esquina San Martín. “No nos podemos quejar”, afirma Ray que ya lleva más de tres años en Pilar.

La carta de cuenta con variedades de arepas -preparadas  a base de harina de maíz precocida con relleno de carne, pollo, jamón y queso y huevo revuelto-, empanadas, tequeños (deditos de queso hechos a base de harina de trigo frita), pepitos (un sándwich de carne empapado en salsas y condimentos), sándwiches, hamburguesas y perros calientes.

“La mayoría de nuestros clientes son argentinos, son muy curiosos con la comida y muy exigentes, también tenemos arepas para celíacos y opciones para veganos”, destacan desde el lugar que también tiene delivery y servicio de Take-away. @elpuntodelvenezolano.

Criollito
Nathali Aular es psicóloga y su buena mano en la cocina la llevó a arrojarse hace tres años al desarrollo de un emprendimiento gastronómico con preparaciones típicas de su tierra, Venezuela.

El primer paso fueron los tequeños y la buena recepción fue inmediata, tanto que lo que comenzó siendo como un incipiente negocio de venta de productos congelados hoy es una pequeña empresa gastronómica que provee a bares y cervecerías.

“Empecé a crecer de a poco, a venderlos cocidos y a incorporar más productos”, afirma la responsable de Criollito Express, que funciona con el servicio de delivery y Take Away.

“A veces cuando les digo que los tequeños son fritos hay desconfianza, pero luego cuando los prueban se sorprenden porque realmente parecen horneados”, explicó Nathali a la hora de hablar de la sutileza de su plato fuerte, que además viene acompañado de una salsa suave que hace el maridaje perfecto. 

La carta se completa con tequeyoyos (rellenos de plátano maduro y queso venezolano), y empanadas de papa con queso, caraotas con queso, pescado desmenuzado, carne mechada, pollo mechado o mariscos.

Todos ellos están preparados con harina de maíz venezolana y son realizados, además, con las técnicas típicas del país bolivariano. “No hay productos que no hayan tenido aceptación y eso que en Argentina la gastronomía es muy diferente, la mayoría de nuestros clientes son argentinos”, concluyó Nathali. @criollitoexpress.arg. 

 

Almacenes a la venezolana
A la par del crecimiento de los emprendimientos gastronómicos venezolanos se dio la aparición de negocios que proveen tanto a dichos locales como al público en general de productos indispensables para elaborar los platos típicos.
Así, sobre la calle Bolívar al 400 funciona el almacén Gran Sabana, donde todos aquellos que quieran adentrarse en la cocina bolivariana pueden adquirir artículos importados y otros de fabricación nacional, necesarios para elaborarla. Harina para arepas, queso venezolano y condimentos específicos, entre otros.
De menores dimensiones pero con la misma impronta, funciona en la galería de la calle Yrigoyen y San Martín, el kiosco Cherry donde también pueden adquirirse materias primas para preparar platos venezolanos.

Galería de fotos

2
3
62%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
37%
Indiferencia

Comentarios

29/3/2021 | 14:09
#0
Buenas tardes, con agrado leo la nota y espero sirva para difundir los proyectos gastronómicos de la zona y al crecimiento de este importante rubro, en el centro de Pilar particularmente tenemos pocas alternativas es muy cierto, un lugar que me parece interesante destacar también en el Rest COMER, en la calle San Martin donde tienen menús económicos y de tradición de comida de origen cantones, una aclaración que me gustaría dejar por acá es que no existe tal cosa como la gastronomía Bolivariana, quizá confundieron con gastronomía Boliviana y supongo que se referían a gastronomía Venezolana.