Un certamen pensando en el futuro

Estudiantes de Pilar quieren llegar a la Luna

Alumnos del St. Mary of the Hills participan de un concurso internacional. Diseñaron un astromóvil y, si ganan, el año que viene correrán en suelo lunar.
sábado, 4 de julio de 2020 · 08:34

El año que viene habrá una carrera por suelo lunar y estudiantes de Pilar pueden llegar a ser protagonistas. Alumnos de 2º a 6º año del colegio St. Mary of the Hills están participando de un concurso organizado por la compañía norteamericana Moon Mark y, en caso de ganar, podrán hacer correr un rover en la luna.
Fue a partir de un comentario que le llegó por internet que Javier Francario, profesor de físico-química del colegio, se enteró del concurso y se lo propuso a sus alumnos que, sin dudarlo, se sumaron al proyecto.
El certamen se desarrolló a lo largo de junio y culmina este lunes 6 de julio con el anuncio de los ganadores. Después, en octubre del 2021, llega el gran evento: la carrera a la luna.
Francario le contó a El Diario que el concurso incluyó “el diseño desde cero y el armado de un plan de negocios para poder desarrollar y vender la idea. Y la finalidad es hacer correr los rover (o astromóvil) en el suelo lunar en octubre de 2021. Además los equipos ganadores ayudan a una organización sin fines de lucro elegida por los chicos” (los alumnos del colegio pilarense eligieron a la ONG Asana).
En total, son seis estudiantes de entre 13 y 18 años de la institución pilarense los que participan de esta novedosa iniciativa, pero no es la primera vez que el colegio se suma a proyectos innovadores.
El año pasado el colegio participó en la construcción y diseño de un nanosatélite llevado adelante por academia exponencial. Pero también organiza y participa de otras actividades vinculadas con el espacio como los hackathones que se desarrollaron para colegios secundarios el año pasado en Pilar. El primero en la Escuela Técnica 1 y el segundo en el Verbo Divino.

En equipo
El concurso de Moon Mark es abierto a estudiantes de todo el mundo y tiene la particularidad, y ventaja, que se puede desarrollar de manera virtual. Ideal, sobre todo teniendo en cuenta las circunstancias. Francario, manifestó que “desde el minuto cero se organizó de manera virtual, esto quiere decir que la presentación de los trabajos era a través de videos de no más de 3 minutos de duración en los cuales se tenían que cumplir con determinadas condiciones o requerimientos a la hora del armado. El primero sobre la presentación del equipo y la idea, el segundo sobre quiénes ayudaban en el desafío, el tercero sobre los problemas que enfrentaban en el armado del rover y el cuarto sobre el diseño final y el plan de negocios para promocionar la carrera”.
De esta manera, tanto el docente como los alumnos participantes organizaron distintas reuniones por plataformas como Meet y Zoom y también WhatsApp para afinar detalles y el armado de todo el material. Otro de los requisitos era que los videos debían estar en inglés, ya sea el audio o con subtítulos lo cual, reconoció el profesor, “llevó a una mayor cantidad de trabajo”.
No obstante, desarrollar el proyecto de manera remota permitió que “tuviéramos flexibilidad para poder trabajar y así facilitar reuniones más extensas de trabajo, ya que todas las semanas se debía entregar un video”. 


Motivados
“Los chicos están súper entusiasmados y comprometidos con el proyecto. Todos los días se levantan y observan las redes sociales para ver cuántos seguidores tienen ya que una parte de la competencia es ver cuántos se logran reunir en una semana”, indicó, con orgullo, Francario. Junto al trabajo previo, la cantidad de seguidores también es un plus para elegir al ganador. Los que quieran, pueden seguir y dejar sus “me gusta” y comentarios en las redes sociales, en donde los encuentran como “Nanosclan”. Francario valoró la colaboración de otros docentes de la escuela, como Ignacio Carral que “nos ayudó y nos dio unos tips e ideas para poder obtener materiales reciclados para el armado del rover”.

Comentarios