ENTREVISTA: Eduardo García Caffi

“San Martín debería estudiarse más en los colegios y en las universidades”

Desde hace 7 años preside el Instituto Sanmartiniano. Pilarense por adopción, habló de la importancia del prócer más valorado de nuestra historia, que una vez pasó por Pilar.

“San Martín debería estudiarse más en los  colegios y en las universidades”

DEFINICIÓN. Para García Caffi, San Martín es “factor de unión de los argentinos”.


Por Celeste Lafourcade c.lafourcade@pilaradiario.com

Por herencia familiar y por vocación, su vida siempre estuvo vinculada con la cultura. Hijo de una artista plástica y hermano de los fundadores del cuarteto Zupay, Eduardo García Caffi, es músico, académico y desde hace 12 años, presidente del Instituto Sanmartiniano. 
Radicado en Pilar desde hace 20 años, es una de las voces más calificadas para hablar del general José de San Martín. En las vísperas del 170º aniversario de su fallecimiento, habló con El Diario sobre el prócer más valorado de la historia argentina. 

-San Martín pareciera ser una figura que no genera controversias, con lo que nos cuesta eso a los argentinos. ¿A qué se debe?
- Sí, hace un año y medio se hizo una encuesta donde lo daba como el argentino más prestigioso y reconocido. Hay tres aspectos que me parecen sustanciales. El primero es que sus ejércitos fueron de liberación y no de ocupación. El segundo es que tenía la libertad como bien supremo y no corrió el eje durante toda su campaña. El tercero, menos conocido, es que San Martín viajaba con 12 baúles con más de 800 libros que expresaban las ideas de libertad y la constitución del ser humano. Él decía que la biblioteca es más poderosa que nuestros ejércitos para obtener la independencia. Y decía que la ignorancia es la columna central del despotismo.  

-¿La historia argentina le hace justicia a esta figura? ¿Debería estudiárselo más?
- San Martín es una persona que debería estudiarse más en los colegios, en las universidades e incluso en las carreras de historia. Debería profundizarse porque es un genio militar, un hombre tenaz, austero y nos deja el legado de cumplir su palabra. Retirarse de cada uno de los lugares, no perpetuarse. Es un símbolo muy interesante como factor de unión de los argentinos. San Martín no es ni de muchos ni de varios. Es de todos. 

-En los colegios ¿cómo se está abordado el estudio de la historia y en particular de San Martín?
- Se aborda muy poco. Nosotros tenemos un plan que es el que más me gusta, que es traer chicos al instituto. Tuvimos la visita de más de 17 mil el año pasado. Aprovechamos a hacerles preguntas a los chicos y en general vemos que en los colegios si no hay profesores con una vocación particular, no está a la altura de lo que debería ser. 

-¿Que sería oportuno que ocurriera para que se lo aborde de otra forma?
- En principio que se le dedique más tiempo, la libertad de nuestro continente no fue fruto de historias edulcoradas sino de procesos internos muy difíciles, sangrientos, nos llevó 60 años de conflicto organizarnos como país, entonces personalidades como San Martin y Belgrano deberían abordarse con más profundidad. El presente, la Argentina que tenemos tiene mucho que ver con nuestro pasado y mirarlo realmente forja ciudadanos consientes y les permite elegir el futuro con más libertad. 

Mito o realidad
Siempre en el ámbito de la cultura y la comunicación, García Caffi tuvo su paso por la política, tanto en la órbita de la Ciudad de Buenos Aires, donde se desempeñó como secretario de Cultura entre 1993 y 1999, como en la Provincia, donde fue director y años más tarde entre 1999 y 2002, subsecretario de la cartera cultural. 
Entre las historias que circulan en torno a la vida del prócer de Yapeyú, hay una que lo vincula con Pilar. Lejos de desmentirla, el presidente del Instituto Sanmartiniano, aseguró que: “no es un mito, es una realidad”.
“Cuando va hacia San Lorenzo –amplió-, sale el 28 de enero de Buenos Aires en una marcha forzada de 5 días con el regimiento de Granaderos para el combate del 3 de febrero. Pasó por Pilar, por una parte del viejo Camino Real, cercano a la ruta 8”. 
Sin escatimar detalles, García Caffi explicó que “iban cambiando los caballos por las postas. Viajaban de noche y paraban de día para no ser vistos, es una marcha militar forzada, que significa que en poco tiempo tienen que recorrer muchos kilómetros. Fueron 400 kilómetros en 5 días, por lo cual para el nivel de desplazamiento de la época es un récord importante”. 

-¿Hay algún aspecto no tan conocido de la vida de San Martín que le gustaría que se supiera más?
- Yo creo que son dos o tres cosas, lo que significa la formación de San Martín, cómo lleva al campo militar su ideología y su pensamiento. La etapa del Perú. Porque aquí la historia en general termina en Chile, en el cruce de Los Andes, en Chacabuco y Maipú. Sin embargo, en la libertad del Perú es donde se demuestra como estadista. Forma un país en 13 meses.

-¿Como país estamos a la altura del legado que nos dejó?
- Creo que a los argentinos nos faltó el compromiso de resolver el modelo de país. En 200 años todavía esa discusión está abierta. Fue algo que San Martin vio, él  dijo que había que componer una forma de gobierno porque si no, iba a haber un proceso anárquico que no iba a llegar a nada. Lo vio y tuvo razón. Los argentinos hemos fallado en eso y nos debemos el hecho de elegir y apostar a un modelo de país. Por supuesto ese modelo debe incluir a todos los ciudadanos y dejar atrás esta dolorosa desigualdad que tiene Latinoamérica. 

A menudo nos cuestionamos nuestro patriotismo. ¿Somos patriotas los argentinos? 
- En mi visión sí, pero creo que bajo la discusión de un modelo de país sería mucho más fácil canalizar ese sentido de Patria. 


“San Martín viajaba con 12 baúles con más de 800 libros que expresaban las ideas de libertad y la constitución del ser humano. Él decía que la biblioteca es más poderosa que nuestros ejércitos para obtener la independencia”.

 

“Tendríamos que tener ya una universidad pública completa en Pilar, es imperdonable que no lo hayamos hecho. Es una deuda que Pilar tiene con sus ciudadanos”.

 

“Creo que a los argentinos nos faltó el compromiso de resolver el modelo de país. En 200 años todavía esa discusión está abierta”.

 

Una mirada con escepticismo
El pacto de Pilar, un tratado que no fue

El 23 de febrero se cumplen 200 años de la firma del Tratado del Pilar. Un acontecimiento histórico que tuvo lugar en nuestro territorio y que involucró a los gobernadores de Santa Fe (Estanislao López), de Entre Ríos (Francisco Ramírez) y su par de Buenos Aires (Manuel de Sarratea). Un pacto que puso fin a la guerra entre el Litoral y Buenos Aires, sentando las bases para una organización federal de las Provincias Unidas, pero que, a la luz de la historia y de acuerdo a la mirada de muchos historiadores, no tuvo las consecuencias esperadas.
“Es uno de los fracasos que podríamos adjudicarnos los argentinos sobre la organización de un país posible, armónico, que incluyera las visiones del centralismo porteño, el federalismo”, afirmó, categórico Eduardo García Caffi. 
En este sentido, si bien destacó que fue “un intento valioso e importantísimo”, advirtió que “hubiera sido realmente maravilloso que ese Tratado hubiera tenido efecto para poder armonizar mucho tiempo antes la vida institucional de nuestro país y conformar la república”. 
Involucrado con la historia y con el presente de Pilar, lugar que eligió para vivir hace dos décadas, y con la mirada puesta en la educación, García Caffi consideró que el distrito aún no salda el mayor deuda pendiente que tiene con sus habitantes: “tendríamos que tener ya una universidad pública completa en Pilar, es imperdonable que no lo hayamos hecho. Es una deuda que Pilar tiene con sus ciudadanos”, consideró. 


“Hubiera sido realmente maravilloso que ese Tratado hubiera tenido efecto para poder armonizar mucho tiempo antes la vida institucional de nuestro país y conformar la república”. 

 

COMBATE DE SAN LORENZO. El 3 de febrero se cumplieron 207 años. 


 

Comentarios Libres