Tiene 25 años

Un remisero encontró $18 mil y los devolvió

Leo Leiva trabaja en una agencia de Solares del Norte. Halló la billetera y buscó a su dueña. El dinero era para que los hijos de la mujer comiencen las clases.

Un remisero encontró $18 mil y los devolvió

GRAN GESTO. Leo no quiso aceptar retribución económica.

“Quiero agradecer al chofer que trajo a mi hermana por la honestidad y felicitar al dueño de la remisería por tener choferes como él”, comienza la publicación de Yésica Ojeda en agradecimiento a Leo Leiva, un joven de 25 años que trabaja en una agencia de Solares del Norte y que al encontrar una billetera con $18 mil no lo dudó y buscó a su dueña.
Todos los días, durante 12 horas, Leo se sube a su Renault 19 blanco. Vive con su mujer y su pequeño hijo y, a pesar de la difícil situación económica que atraviesa el país y que no le es ajena, siempre trata de ponerle una sonrisa a su trabajo y de hacerlo, sobre todo, con compromiso y honradez.
Y justamente el martes dio muestra de esos dos valores que lleva como estandarte cuando al volver de dejar a una mujer en su domicilio y vio una billetera en el piso. Al abrirla, encontró una importante suma de dinero y una tarjeta en el que figuraba el nombre de la pasajera por lo que volvió a la agencia, informó a sus jefes lo que había pasado y decidió volver a la casa de la mujer para darle la billetera.
En el camino se encontró con esta señora que estaba yendo a la agencia para saber si no se habría olvidado la billetera en el auto. Al encontrarse con el joven, sin poder esconder las lágrimas, no dudó en agradecerle e, incluso, le ofreció una recompensa que Leo rechazó. “Solo acepté que me pague el viaje”, contó el joven oriundo de Garín en diálogo con FM Plaza.
“La señora se ve que venía del banco y bajó en su domicilio, cuando ya estaba volviendo me sonó el teléfono, se me cayó y ahí vi que en el piso había una billetera tirada. La abrí y vi que tenía dinero pero no estaba el DNI. Sin embargo, había una tarjeta con el nombre así que informé lo que había pasado y me fui para la casa de la señora”, contó.
Cuando se enteró cuál era el destino de esa plata, Leo reconfirmó que había hecho “lo correcto”. De acuerdo lo que le explicó la mujer con la voz entrecortada por la emoción, esa plata estaba destinada a comprar útiles escolares, uniformes y comida para sus hijos.
“Yo tengo un nene al que también le tengo que comprar cosas para el colegio y sé cómo están las cosas hoy en día. Así que le dije que se calme y que cuente si estaba la plata. Se puso a llorar y me dijo que los chicos no podían arrancar las clases sin esa plata”, agregó el chofer.
“El año pasado también encontré un celular y lo devolví. Hice lo correcto, lo que había que hacer. En algún momento me puede pasar a mí de perder algo y espero que la persona que lo encuentre actúe igual que lo hice yo”, cerró. 
“En algún momento me puede pasar a mí de perder algo y espero que la persona que lo encuentre actúe igual que lo hice yo”. 

16
10
Comentarios Libres