Opinión

Los cuadernos de Centeno y la “guerra civil simbólica”

Luciano H. Elizalde, decano de Comunicación de la Universidad Austral, analizó la dinámica acusatoria de la política actual. “Para la opinión pública, la aparición de los cuadernos es una operación del Gobierno", asegura.
miércoles, 22 de agosto de 2018 · 10:49

En el marco del caso de los cuadernos del exchofer Oscar Centeno, Luciano H. Elizalde, decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad Austral, plantea que la dinámica acusatoria o denunciatoria que se vive en la Argentina es una “guerra civil simbólica”, que a su vez tendrá “bajas simbólicas” e importantes consecuencias para la clase que dirige las empresas y el Estado.

“Es necesario plantear si lo que estamos viviendo en la Argentina es una ‘guerra civil simbólica’. Nos estamos ‘eliminando simbólicamente’ con el principal medio de destrucción que ha encontrado la democracia y el Estado de Derecho como alternativa a las balas: la dinámica acusatoria”, expresó el académico.

A su vez, remarcó que “hasta ahora, los sucesos de la ‘guerrilla simbólica’ habían estado marcados por la ‘grieta’ o las diferencias entre culturas políticas que tiene la Argentina en este principio de siglo. Sin embargo, la denuncia canalizada por los ‘cuadernos de Centeno’ marca una bisagra sobre las agresiones impulsadas por la ‘grieta’”. Por eso, aseguró que “estamos ante un proceso diferente y completamente único en la historia reciente de la política y del enfrentamiento político en la Argentina”.

Elizalde opinó que “para la opinión pública, la aparición de los cuadernos es una operación del Gobierno nacional. Cuesta creer que esto haya sucedido tan sólo como una casualidad dentro del actual contexto”.

Batalla

El decano de Comunicación señala que “es la primera vez que la democracia argentina -sus protagonistas en el Gobierno- han decidido actuar con semejante dureza y extensión contra sus ‘enemigos’. Pienso que es un peldaño superior al enfrentamiento protagonizado en la etapa política anterior, entre el espacio político kirchnerista y quiénes se encontraban enfrentados con ellos”.

En este marco, “la ‘eliminación simbólica’ es y será un hecho. Las personas físicas y jurídicas (empresas, por ejemplo) serán anuladas o eliminadas como actores sociales, es decir, no tendrán capacidad de actuar dentro de sus actividades normales previas”.

Asimismo, comentó que otro rasgo diferenciador “es que la dinámica acusatoria ha comenzado a funcionar retroalimentando el sistema periodístico con el sistema judicial. Cada vez más, los periodistas sólo toman con seriedad para publicar las denuncias realizadas ante la Justicia, y los abogados defensores y fiscales han empezado a tener en cuenta los dichos públicos y las expresiones de los periodistas o de los protagonistas de noticias y notas periodísticas, como pruebas y evidencias en el proceso judicial”.

Para Elizalde, “habrá consecuencias de todo esto. Las bajas simbólicas: reputaciones destruidas y desactivación de la credibilidad general. Si la mayor parte de las clases que dirigen empresas y el Estado, los medios y las universidades, quedan desprestigiadas y afectadas en sus respectivas reputaciones, entonces, se producirá una crisis de credibilidad. El Gobierno nacional se encuentra ya afectado por ella”.

Y arriesga que también “habrá una crisis de autoridad y de legitimidad para los que quedan con ‘vida’. A corto plazo, se producirá una crisis de autoridad mayor a la que existía. ¿A quién podemos seguir, obedecer, escuchar? Quienes se colocaban como personas con autoridad moral para decir algo a otros, están cayendo como ‘bajas simbólicas’ del conflicto mediático-judicial”.

“Por último –agrega-, surgirá la necesidad de una negociación final que mejore el sistema: cómo se termina la guerra civil simbólica”, indicando que “además del término del proceso, es necesario plantearse cómo finalizar con una mejora de las estructuras sociales institucionales. Esto es el desafío para todos”.

2
2
0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
20%
Incertidumbre
80%
Indiferencia

Comentarios

22/8/2018 | 13:22
#1
Creo que deberán aparecer los originales, las fotocopias pueden ser truchadas. En éste tema, el periodismo cautivo está terrible !!!, miente, inventa, nunca se retracta, es el hacedor de la agenda diaria. Ahora pregunto : los empresarios, amigos y familiares que blanquearon miles de millones de dólares, depositados en paraísos fiscales, DE DÓNDE SACARON ESOS MILLONES ???, porque los hicieron acá, pero se los llevaron afuera. Alguien se puede tragar estos sapos ???, país generoso !!!. Los bolsos de López son un porotito al lado de lo que se llevaron éstos !!! Si se tienen pruebas que alguien robó, que se coma la cárcel, pero que use la misma vara para todos, cosa que no sucede y ésto es grave !!!, tiende a recordar épocas nefastas.