SE RECUPERA EN EL HOSPITAL AUSTRAL

Tras una larga lucha, operaron a Milena

Tiene 8 meses y padece una malformación renal. Sus padres tuvieron que sortear trabas de IOMA y hasta vendieron locro para reunir dinero. Agradecieron el apoyo.
martes, 21 de agosto de 2018 · 00:00

La historia de Milena Cácerez, una beba de 8 meses que vive en Villa Rosa, llegó a los medios locales a principios de julio, luego de que su mamá, Silvana, decidiera empezar a vender locro para juntar dinero y así poder operar a la niña, que nació con una malformación congénita.
Finalmente, tras idas y vueltas con IOMA, obra social de la pequeña, en la mañana de ayer fue sometida a una intervención en uno de sus riñones. La intervención le permitirá tener una mejor calidad de vida.
La cirugía, que duró dos horas, se realizó en el Hospital Austral y, por fortuna, Milena evoluciona favorablemente, aunque deberá permanecer internada al menos un par de días más.
Sus padres, aliviados, hablaron con El Diario y no pudieron ocultar su emoción. Y no es para menos, después de una intensa lucha con IOMA, y de ver sufrir a su hija, que padeció numerosas infecciones en sus ocho meses de vida, pudieron ponerle fin a tanto dolor.
Pero, sin dudas, fue la gran ayuda de la gente la que hizo que esta historia pueda tener un final feliz. Es que fueron los mismos vecinos quienes acompañaron a la familia Cácerez, no solo aportando dinero, sino también, y fundamentalmente, dándoles fuerzas para continuar con su lucha.
“No tenemos palabras para agradecer cómo nos ayudaron y acompañaron. Gracias a ellos, y a la difusión de los medios, pudimos lograrlo. Estamos muy aliviados, aunque ahora va a seguir internada para ver cómo evoluciona”, explicó su mamá, Silvana Bordón.

Historia
Milena tenía un mes y medio cuando debió ser llevada al Hospital Falcón por un cuadro de deshidratación. Tras una serie de estudios los médicos confirmaron que había nacido con una malformación del sistema urinario: en uno de sus riñones tenía una obstrucción que le generaba constantes infecciones, poniendo en riesgo su vida. 
En ese momento, después de estar internada en terapia intensiva, la pasaron a sala común, en donde estuvo casi cuatro meses hasta que pudo volver a su hogar, bajo tratamiento ambulatorio. 
Pero a pesar de tomar medicación, cada una semana debían cambiarle los antibióticos, para que las bacterias no se hicieran resistentes a ellos. 
Finalmente, esta situación pudo resolverse con la cirugía, en la cual le extrajeron la malformación que le causó tantos inconvenientes. 

El dato 
Aunque IOMA cubrió la operación, los papás de Milena debieron hacerse cargo de los honorarios del médico y el pre quirúrgico.

“No tenemos palabras para agradecer cómo nos ayudaron y acompañaron. Gracias a ellos y a los medios, pudimos lograrlo”. SILVANA BORDÓN.

Comentarios