Un pedacito de historia de Pilar

Todos tenemos algo comprado en el bazar de Ramassa

Después de 50 años, el tradicional local Gabisil cerrará sus puertas. Pirucha y Edgar, detrás del mostrador desde el principio, decidieron tomarse un merecido descanso.

Todos tenemos algo comprado en el bazar de Ramassa

MEDIO SIGLO DE AMABILIDAD. Edgar y Pirucha junto a Susana, fiel clienta del bazar.

Pasaron ya 50 años desde que “Pirucha” y Edgar Ramassa, que en ese entonces contaban 32 y 33 años de edad, respectivamente, decidieron apostar por su pueblo y abrir el Bazar Gabisil, “lo de Ramassa” para todos los pilarenses. Hoy, decidieron cerrar sus puertas, pero en el recuerdo de los vecinos seguirán vigentes como el primer día.
Fueron algunos problemas de salud los que los obligaron a tomar una decisión que, sin dudas, les costó mucho. Y tan difícil fue que, aunque pensaban despedirse a fin de año, decidieron extender su despedida por un par de meses más. Así, hasta fines de febrero, atenderán de miércoles a viernes por la mañana.
Fue la única hija del matrimonio, Gabriela, la que decidió contar la historia de sus papás para rendirles una especie de homenaje después de tantos años de esfuerzo y, sobre todo, amor por Pilar.
Así, la mujer detalló: “Este año mi papá estuvo internado y por dos meses no abrieron. Volvieron, de a poco, abriendo todos los días a la mañana, hasta las 13, y la idea era que cerrara a fin de año pero resulta que quieren seguir abiertos así que durante enero y febrero van a seguir atendiendo, sólo de miércoles a viernes, como una forma de despedirse de los vecinos”.
Inauguraron en 1968. El primer local estaba instalado justo en la esquina de Ituzaingó y Lorenzo López, a una cuadra de la plaza de Pilar. Hace poco más de 10 años se mudaron a Independencia 430 donde aún continúan.
Ahí se sienten como en su casa. De hecho, a pesar de sus problemas de salud, todavía es común ver a Edgar, que tiene 83 años, rondar por el local cambiando precios, acomodando los productos y ofreciendo una sonrisa a todos los clientes que se acercan. 
Emocionada, Gabriela contó: “Si es por ellos no quieren dejar el negocio, pero lamentablemente la salud no los tienen con una buena calidad de vida como para que estén todos los días atendiendo”. Y para ella tampoco deja de ser un momento conmovedor, como sucede siempre que se cierra un ciclo: Gabriela creció a la par del negocio y, tal como forjó su familia, pudo ver cómo otros queridos vecinos de Pilar, habitués del bazar,  fueron transformando sus vidas.
Fueron 50 años de emociones, de tristezas, de alegrías infinitas y de amistades. Medio siglo en el que Pilar se convirtió en ciudad pero Gabisil nunca dejó de ser un local de pueblo, un lugar siempre atendido por sus dueños. 


TESTIMONIOS
El cariño de sus clientes 
GLADYS MUNILLA. Que gente tan buena Y linda, ya no hay como ellos. Excelentes vecinos de Pilar, yo siempre pasaba por el bazar cuando estaba en Ituzaingó y Lorenzo López, tenía 11años, hoy tengo 57.
MÓNICA ORIBE. Mi mamá les compraba todo al bazar de Ramassa!
NAOMI YBÁÑEZ. Estas personas son de Pilar, cuando Pilar era un pueblo y todos nos conocíamos, ya quedamos poca gente de ese tiempo tan lindo y bueno. Dios los bendiga, gente buena.
ADRIANA ZACARÍAS. Gracias familia Ramassa por ser tan buena gente, por eso todos tenemos algo de ustedes en nuestro hogar.
ELDA DIMURO. Gracias por estos años de tanta bondad, muy buena gente. Se van a extrañar.
GRACIELA PAGANI. Yo hice mi lista de casamiento ahí en el 84, excelentes los dueños.
NORMA MOLINA. Mi abuela les compraba todo a ellos, tantos recuerdos. Dios los bendiga y gracias por tanto.
LY ORZUZA. Les deseo lo mejor, se lo va a extrañar. Tengo cosas que les compré hace más de 35 años y la lista de mi casamiento la hice ahí.

31
2
Comentarios Libres
  1. grafico
    Nombre | 03/01/2019 | 23:26
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #1
    grafico
  2. Yo hice mi lista de casamiento ahí. Dios los bendiga, gente muuuy buena.Les deseo lo mejor!!