Entidad tradicional

El Club Unión, aquel reducto de hombres que hoy abre sus puertas

Fundado en 1890, recién en 1994 aceptó que las mujeres sean socias. Sin embargo, hasta la fecha, ninguna lo hizo. El lugar amplía su oferta e invita a la comunidad a participar.

El Club Unión, aquel reducto de hombres que hoy abre sus puertas

PRESIDENTE. Abel González invita a la comunidad a sumarse al club.


por Alejandro Lafourcade
a.lafourcade@pilaradiario.com


Durante más de 100 años, encontrar al presidente del Club Unión de Pilar recorriendo las instalaciones y charlando con mujeres que se reunieron allí para almorzar hubiese sido impensado. A lo largo de gran parte de su historia, el lugar fue un reducto exclusivamente masculino, algo que comenzó a cambiar en los ’90 y hoy ya es parte del pasado.
En su momento, el caso fue similar al que días atrás ocurrió en el Club Universitario de Buenos Aires (CUBA), donde tras una votación se resolvió que, luego de 100 años, las mujeres puedan ser “socias plenas”.
Un 10 de octubre de 1890, un grupo de vecinos influyentes se reunieron para fundarlo: el principal mentor fue Tomás Márquez, intendente y legislador, junto a vecinos como Cayetano Beliera, José Luexes, Julián Basabe, Luis Lagrave, Julián Manzanares y Juan Pinazo. Así nació una tribuna de expresión de ideas políticas y juegos con apuestas fuertes.
Siempre ubicado en Lorenzo López y Rivadavia, desde un principio tuvo vedado el ingreso de las mujeres. Recién pudieron asociarse en 1994, durante la presidencia de Ovidio Fortunato Poroto López. Sin embargo, hasta el día de hoy, curiosamente ninguna mujer se ha acercado con intenciones de asociarse.
“No existe ninguna restricción para que una mujer sea socia, con mucho gusto la admitiríamos, pero no tendría actividades para hacer...”, expresaba años atrás a El Diario Jorge Vallier, en sus épocas como presidente del club.
Hoy, el Unión es conducido por otro empresario inmobiliario, Abel González. El hombre coincidió en que “nunca hemos rechazado a una mujer, pero ninguna se vino a asociar, aunque tienen cada vez más protagonismo”.
Para ser socio es necesario completar los requisitos de la solicitud de ingreso, y es condición para obtener la membresía el llegar de la mano de dos socios ya activos, contando con ciertas referencias. Luego, la comisión acepta o rechaza la solicitud.
“Antes se limitaba el acceso –reconoce González-, pero para nosotros sería una oxigenación. Lo de las mujeres está superado, es un tabú que ya no corre hace tiempo”.
Asimismo, el presidente comentó que el Unión está en pleno proceso de apertura, recordando que “siempre tuvo la imagen de lugar exclusivo y cerrado, pero no queremos que sea así. Tenemos la dicha de contar con instalaciones de esta calidad y queremos que los pilarenses se acerquen”.
Por eso, hoy en día el club ofrece almuerzos ejecutivos con menús variados, además del ya clásico salón de eventos que desde hace décadas es sede de cumpleaños y charlas.
Además, allí se dictan clases de tango y milonga a cargo de Carlos Berretta, un especialista, y las puertas están abiertas para sumar más propuestas artísticas y culturales, así como cursos o seminarios de todo tipo.
En este sentido, la renovación generacional es imperiosa: el club cuenta con menos de 30 socios activos. “Es un lugar de amistad –invita González-, llegamos después de trabajar, charlamos, jugamos a las cartas y cenamos. La vida pasa volando, hay que hacerse un tiempo para cultivar la amistad”. 


El dato
El primer presidente y principal mentor del Club Unión fue Tomás Márquez, intendente y legislador.

 

“Antes se limitaba el acceso, pero para nosotros sería una oxigenación. Lo de las mujeres está superado”. 

ABEL GONZÁLEZ.
 

Comentarios Libres
  1. grafico
    MARTIN | 21/11/2018 | 14:57
    Responder (0)
    Pos. (0) Neg. (0)
    #1
    grafico
  2. Buenas tardes, algun telefono de contacto del club?? gracias