La mayor factoría de caña con ruda, sigue la tradición

El bar “El Laucha” vendió 70 botellas y marcó un nuevo récord. Para tener buena salud y contra los malos espíritus, una costumbre que vuelve a instalarse entre la gente.
sábado, 2 de agosto de 2014 · 00:00

Como cada 1º de agosto, los vecinos más tradicionalistas pasaron ayer por el bar “El Laucha”, en Pilar, para tomar la correspondiente copita de caña con ruda, especial para ahuyentar los malos espíritus y garantizar la buena salud.

Sin tanto frío como en otros inviernos, este año la venta de botellas se disparó hasta alcanzar un nuevo récord. Según Tito Lucas, propietario del histórico bar que el próximo 9 de octubre cumplirá 61 años (lo festejará con asado y show el domingo 12 de octubre), cerca de las 9 de la mañana ya se llevaban vendidas cerca de 40 botellas de las 70 preparadas. De más está decir que poco después, se le agotó el stock.

“Ha venido gente nueva, pasaban para trabajar y se tomaban una copita”, explicó Lucas, que además de atender el bar que heredó de su padre, es un destacado guitarrista y supo participar en más de diez ediciones del Festival de Cosquín, con Pilar Dúo.

“La tradición se compone en la fe que uno tenga. Yo tomando esto no me enfermé en todo el año”, aseguró.

Cabe destacar que es uno de los pocos lugares que mantiene por estas latitudes la tradición popularizada en el Litoral.

Lucas cree que este año ayudó el cartel que colocó en la puerta de su bar de Venancio Castro y Pelagio Luna. También reconoce que en los últimos tiempos volvió a ponerse de moda. “Es que esto es una tradición de muchísimos años y no se tiene que perder”, señaló.

Cada año, Lucas prepara las botellas de caña con ruda y almacena otras para ser tomadas ya con dos años de “añejamiento”, lo que le da un sabor mucho más rico a la bebida. Son las especiales, reservadas para los amigos.

En una entrevista radial, Tito aclaró un tema que suele ser de debate. “Es lo mismo si se la prepara con ruda macho o hembra, inclusive se puede mezclar”. Finalizada la entrevista en FM Plaza, el hombre se puso a preparar el menú del día: tallarines caseros con estofado, lengua a la vinagreta, milanesa y churrasco. Porque nunca hay que tomar con el estómago vacío.

 

“Esto es una tradición de muchísimos años y no se tiene que perder”.  

TITO LUCAS.

 

61

años cumplirá el 9 de octubre el bar “El Laucha”. Lo celebrará el 12 del mismo mes con una gran fiesta.

 

Origen de la tradición 

Entre la “Pachamama” y la cultura guaraní  

La costumbre popular indica que la ingesta de caña con ruda limpia los males y protege a quien la consume. Así, la bebida busca espantar los males del invierno y también prepara el cuerpo para los ardores del verano.

De todas maneras, la designación de la fecha está emparentada con la festividad de la Pachamama originaria del Noroeste dado que precisamente es el 1º de agosto el día que se honra a “La Madre Tierra”, fuente de fertilidad en los campos y la buena cosecha.

Por otra parte, la costumbre de ingerir caña con ruda tiene su origen en la cultura guaraní del Litoral del país y se cree que el rito nació en la época de la conquista a partir de las condiciones climáticas que presenta el mes de agosto.

En consecuencia, los chamanes se abocaban a la preparación de medicinas hechas a base de hierbas y licores para paliar la situación. Los guaraníes fueron los primeros en descubrir las propiedades medicinales de la ruda macho, vegetal que a su vez carga con buena fama si de repeler las malas ondas se trata.

El cruce de las dos tradiciones, tanto la litoraleña como la del noroeste argentino dieron como resultado la costumbre que hoy continúa vigente en buena parte del país, como en Pilar.

Comentarios