Monterrey ganó un partidazo y llegó a lo más alto de la tabla

 Lo dio vuelta y se impuso por 3-2 ante Don Torcuato, con un tanto de Matías Iriarte en el último minuto de descuento. Ahora lidera el Clausura, momentáneamente, junto a Villa Rosa y Flecha Azul.

domingo, 22 de septiembre de 2013 · 00:00

 Monterrey sufrió bajo la lluvia. Jugó con la presión de saberse candidato al título y estuvo desorientado, impreciso. Sufrió ante Atlético Don Torcuato, que golpeó en los momentos justos y, con poco, lo puso en aprietos. Sufrió, pero fue perseverante y tuvo su recompensa en la última pelota de un partido que se reservó todas las emociones para el segundo tiempo.

Ayer, en la cancha de Sportivo, el Vinotinto encontró la victoria en el último minuto de descuento con un cabezazo de Matías Iriarte, dio vuelta el resultado para imponerse por 3-2 y consiguió un triunfo clave en su campaña hacia la conquista del Torneo Clausura de la Liga Escobarense.

Después de un primer tiempo chato, equilibrado y sin demasiadas emociones, Monterrey encaró el complemento envalentonado por la leve superioridad que había mostrado en la primera etapa.

Sin embargo, la lluvia empezó a incidir en el desarrollo y algunas imprecisiones en la mitad de la cancha les restaron profundidad al local. Don Torcuato emparejó el trámite, se fabricó un tiro libre en la puerta del área y Marcos Navarro marcó un golazo para el 1-0, a los 10’.

El conjunto de Derqui no encontraba respuestas desde el juego asociado, pero 2 minutos más tarde Nicolás Ledesma empató con un cabezazo, tras un tiro de esquina.
Con el empate, el local intentó adueñarse de la posesión pero le faltó precisión en el traslado y la lluvia fue complicando el estado del campo de juego. Don Torcuato se apoyó en una sólida defensa y encontró el 2-1 en un contragolpe que dejó solo a Ezequiel Escarlon, que fulminó a Alejandro Landriel.

Todo Monterrey protestó por una supuesta mano del volante en el momento de la definición y, en medio de un manojo de nervios, fue expulsado el técnico Diego Schiro.

Los derquinos venían de caer ante América, otro rival estadísticamente inferior, y demoraron 10 minutos en reacomodarse para salir a buscar un resultado que les permitiera seguir prendidos en la pelea por el título. Entraron los delanteros Iriarte y Diego Frías, y salieron a la carga.

Ya a los 40’, creció notoriamente la figura del centrodelantero Nicolás Wasyleczko, que bajó para asociarse con los volantes y le aportó profundidad a cada avance. Precisamente, con un pase filtrado de este para Iriarte llegó la falta dentro del área al exjugador de Flecha Azul y el propio Wasyleczko marcó el 2-2 a los 43’.

En la reanudación, el árbitro Rodrigo Roffé adicionó 6 minutos y encendió la esperanza derquina. Frías desperdició 2 oportunidades y Monterrey se acercaba a otro resultado desesperanzador.

No obstante, desde un córner y a los 51’, Iriarte apareció por el segundo palo y marcó el 3-2 de cabeza. Fue el desahogo del Vinotinto, que dio vuelta un partido increíble, de tono épico bajo la lluvia y aprovechó la caída de Deportivo Villa Rosa para compartir, momentáneamente, la punta del Clausura junto a Flecha Azul.

 

 

 

Comentarios